¿Por qué es beneficioso para los niños hacer yoga?

Una sesión de yoga infantil es un espacio de disfrute y diversión abiertos a toda la familia. El exceso del uso de tecnología, la presión ejercida por los resultados académicos y la competitividad general de la sociedad, llevan a los niños a un estado de ansiedad cada vez a edad más temprana. Esto afecta directamente tanto a su salud cómo a su desarrollo físico y mental. El yoga infantil es un espacio que les permite a los niños aprender a través de su propia experiencia; conocer su cuerpo, desarrollar habilidades interpersonales, aprender a gestionar emociones y otras herramientas útiles para la vida.

En las clases se combinan, técnicas de respiración y meditación que acompañan a los ejercicios de yoga (asanas) adaptados a cada edad. A diferencia de una clase de yoga para adultos, aquí se utilizan cuentos, canciones, bailes, dibujos y muchos juegos.

Los beneficios del yoga para niños son muchos y eso se extiende a toda la familia. Dentro de los más significativos encontramos: mayor atención, equilibrio, consciencia corporal y reducción del estrés de los pequeños. También fomenta la creatividad, el autoestima y despierta valores cómo el compañerismo y la amistad.

El yoga con niños ofrece numerosas posibilidades: aprender en familia, pasar un buen rato junto a ellos pero por sobre todo establecer las bases de una comunicación profunda, sincera y reciproca. Un espacio de prácticas que continuará estrechándose a lo largo de la vida y sera muy beneficioso al llegar a la adolescencia.

Si eliges compartir con ellos, el proceso de enseñanza y aprendizaje será mutuo y les proporcionará a todos una oportunidad para crear, expresarse y crecer en familia.

Más información y para conocer dónde realizar talleres de yoga en familia

image.jpg

 

Meditación en las escuelas

Las escuelas juegan un rol importante en nutrir a los niños para crecer como adultos responsables y buenos seres humanos. El maestro tiene una gran responsabilidad sobre el desarrollo del estudiante.
La meditación puede ayudar a los maestros a estar en calma y tener confianza para lidiar con los estudiantes. También es buena para que los niños superen su estrés y refuercen su experiencia de aprendizaje.

ae3fotos

Maestros – Modelos de rol
Los niños aprenden solo la mitad de los valores de sus padres, el resto proviene de sus maestros y del ambiente de la escuela. Ellos observan todo lo que el maestro hace y lo copian. Cuando un maestro esta calmo, ellos observan esto; si un maestro está tenso o no está sonriendo, entonces ellos observarán e imitarán esto.

El estrés del maestro
Los padres puede que tengan que lidiar con uno o dos niños, pero los maestros tienen muchos más en la clase. La situación es mucho más desafiante y estresante. Deben tratar con estudiantes con comportamientos variados y diferentes niveles de aprendizaje. Para poder manejar esto, los maestros necesitan volver a centrarse varias veces en el día. Se necesita mucha paciencia.

La meditación es útil para los maestros
Los maestros necesitan saber que la tarea que tienen es apropiada para ellos, y que la llevarán a cabo de la mejor manera que puedan. Simplemente después de almorzar, pueden sentarse y calmarse, y puede ayudar el tener una profunda confianza de que todo está siendo cuidado o lo será.
Es bueno sentarse y relajarse y simplemente estar con la naturaleza por un rato todos los días. Deberían empezar a meditar regularmente para incrementar su energía. Algunas inhalaciones profundas también pueden ayudar.

Educación holística
Educar niños debería ser algo holístico, no sólo un proceso de llenar sus cabezas con información. Sólo ir a la clase y aprender lesiones no está haciendo crecer a un niño, realmente. Debemos observar sus necesidades para completar su desarrollo porque el cuerpo y la mente están conectados, y están tan conectados que lo que ponemos en el cuerpo se refleja en la mente y lo que está en la mente se refleja en el cuerpo. Los valores humanos necesitan ser cultivados por el bien de la mente y del cuerpo.
Los niños deberían ser alentados a ser amistosos con todos los niños en la clase. Es mejor para el niño sentarse en un lugar diferente cada día con diferentes chicos, aunque esto le genere dificultades al maestro al rastrear lo que están haciendo los niños. Esto desarrolla un sentido de pertenencia en la clase entre los niños con el lugar.

El estrés del estudiante
Para los niños en edad escolar, hoy en día esto es una experiencia estresante y con preocupaciones acerca de la presión de los padres, los estudios, las decisiones futuras y la competencia. La práctica regular de la meditación es necesaria para revertir estas experiencias negativas y prepararlos para un futuro brillante.
La meditación puede hacer que un niño sea más calmo, más pacífico, feliz y relajado, cada vez que hacen esta práctica. Esto incrementa su atención en las clases y por supuesto la retención del conocimiento que ganan.

Los beneficios de la meditación para los niños en edad escolar:
Incrementa su creatividad
Incrementa su concentración
Reduce los niveles de estrés
Mejora su interacción con sus padres

Diapositiva1

Alimentación vegetariana en niños, incluye menú para diferentes edades

Los hábitos dietéticos se instauran en la temprana infancia. Las dietas vegetarianas ofrecen a tu hijo la oportunidad de aprender a disfrutar de una gran variedad de alimentos maravillosos y nutritivos. Estos alimentos proporcionan una excelente nutrición en todas las etapas de la infancia, desde el nacimiento hasta la adolescencia.
Todo aquello que les des como sabroso será lo que reconozcan como tal, si uno dice “que feas las verduras”, luego no les gusta comerlas así como si se les dan alimentos como premios y evitar en especial premiarles con chocolates o alimentos menos saludables, esto los fija como especiales o “más sabrosos” en la mente

ninitititio

Bebés
El mejor alimento para los recién nacidos es la leche materna, y cuanto más tiempo sea amamantado el bebé, mucho mejor. Si tu bebé no está siendo amamantado, las fórmulas infantiles son una buena alternativa y se encuentran ampliamente disponibles. Si prefieres una dieta vegana no utilices leche de soja comercial. Los bebés poseen necesidades especiales y requieren una fórmula a base de soja que esté desarrollada especialmente para esos requisitos.
Los bebés no necesitan ningún otro alimento aparte de la leche materna o de la fórmula durante los primeros meses de vida. Los bebés amamantados necesitan unas dos horas semanales de exposición al sol para producir vitamina D. Algunos bebés, especialmente aquellos que viven en climas nubosos, puede que no lleguen a elaborar cantidades suficientes de vitamina D. En tal caso, podrían ser necesarios suplementos de vitamina D.
Las mujeres vegetarianas que están amamantando deberían también asegurarse de que incluyen buenas fuentes de vitamina B12 en su dieta, pues su ingestión puede influir en los niveles que llegan a la leche materna. Los alimentos enriquecidos con cianocobalamina, la forma activa de vitamina B12, pueden proporcionar cantidades adecuadas de este nutriente. También puedes tomar un complejo multivitamínico siguiendo las instrucciones de tu médico.
La leche materna o la fórmula infantil debería ser utilizada durante al menos el primer año de vida del bebé. Alrededor de los cuatro o cinco meses de edad, o cuando el peso del bebé se haya duplicado, se puede añadir otros alimentos a su dieta. Introduce un alimento nuevo cada vez, a intervalos de una o dos semanas. Las siguientes directrices proporcionan un plan flexible para la introducción de alimentos en la dieta del bebé.

Cuatro a Cinco Meses

Introduce cereales infantiles enriquecidos con hierro. Prueba primero con la papilla de arroz puesto que es el cereal que menos alergias provoca. Mézclala con un poco de leche materna o de fórmula de soja. Posteriormente ofrécele al bebé papillas de avena o cebada.

Seis a Ocho Meses

Introduce las verduras. Deben estar bien cocidas y trituradas. Las papas, chauchas, las zanahorias y arvejas son buenas opciones iniciales. Introduce las frutas a continuación. Prueba con plátano triturada, palta, durazno o compota de manzana.
A los ocho meses de edad, la mayoría de los bebés pueden comer galletas, pan y cereales inflados. Además, alrededor de los ocho meses, los bebés pueden empezar a comer alimentos más ricos en proteínas como el tofu o porotos alubias bien cocidos y triturados.

Niños

Los niños tienen unas necesidades elevadas de calorías y nutrientes, pero su estómago es pequeño. Ofrece a tu niño frecuentes aperitivos, e incluye en su dieta algunos alimentos menos “voluminosos” como cereales refinados y zumos de fruta. No obstante, limita los zumos, pues los niños pueden hincharse bebiéndolos, prefiriendo su sabor dulce antes que otros alimentos.
Algunos alimentos, como algunas papas fritas, los manies y las uvas, pueden representar un riesgo de asfixia. Asegúrate de cortar los alimentos en trozos pequeños y anima al niño a masticar bien la comida antes de tragar. Las necesidades calóricas varían de un niño a otro. Las siguientes directrices son generales.

UVE_pirámide_alim_veganaLos Grupos de Alimentos para los Niños

Panes y cereales: Incluye todos los panes, bollos, tortas, cereales calientes y fríos, pasta, cereales cocidos como el arroz y la cebada, y las galletas.
Legumbres, frutos secos y semillas: Incluye cualquier legumbre cocida como los porotos alubia, otras variedades de porotos , las lentejas, las arvejas partidas, los porotos aduqui, chauchas y los garbanzos; el tofu, el tempeh, los sustitutos de carne, la proteína vegetal texturizada (TVP); todos los frutos secos y cremas de frutos secos, las semillas y el tahín (mantequilla de sésamo).
Leche de soja enriquecida: Incluye todas las leches de soja enriquecidas y la fórmula para bebés o la leche materna para los lactantes.
Verduras: Incluye todas las verduras crudas o cocidas que se pueden adquirir frescas, enlatadas o congeladas. También incluye los jugos de verduras.
Frutas: Incluye todas las frutas los zumos de fruta 100 por ciento. La fruta puede ser adquirida fresca o enlatada, preferiblemente en almíbar suave o natural, o en agua.

Raciones Recomendadas

De 1 a 4 años de edad: Panes y cereales: 6 o más raciones; una ración equivale a entre ½ y 1 rebanada de pan; de ¼ a ½ taza de cereal cocido o pasta; de ½ a 1 taza de cereal de desayuno.
Legumbres, frutos secos y semillas: 2 o más raciones; una ración equivale a entre ¼ y ½ taza de porotos alubias cocidos, tofu, tempeh o TVP; de 40 a 80 gramos de sustituto de carne; de 1 a 2 cucharadas de frutos secos, semillas o cremas de ambos.
Leche de soja enriquecida: 3 raciones; una ración equivale a 1 taza de leche de soja enriquecida, fórmula infantil o leche materna.
Verduras: 2 o más raciones; una ración equivale a entre ¼ y ½ taza de verduras cocidas o entre ½ y 1 taza de verduras crudas.
Frutas: 3 o más raciones; una ración equivale a entre ¼ y ½ taza de fruta enlatada; ½ taza de zumo; 1 fruta mediana.
Grasas: 3 raciones; una ración equivale a 1 cucharadita de margarina o aceite.

De 4 a 6 años de edad: Panes y cereales: 6 o más raciones; una ración equivale a 1 rebanada de pan; ½ taza de cereal cocido o pasta; de ¾ a 1 taza de cereales de desayuno. Legumbres, frutos secos y semillas: de 1½ a 3 raciones; una ración equivale a ½ taza de porotos alubias cocidos, tofu, tempeh o TVP; 80 gramos de sustituto de carne; 2 cucharadas de frutos secos, semillas o cremas de ambos. Leche de soja enriquecida: 3 raciones; una ración equivale a 1 taza de leche de soja enriquecida. Verduras: de 1 a 1½ raciones; una ración equivale a ½ taza de verduras cocidas o 1 taza de verduras crudas. Frutas: de 2 a 4 raciones; una ración equivale a ½ taza de fruta enlatada; ¾ de taza de zumo; 1 fruta mediana. Grasas: 4 raciones; una ración equivale a 1 cucharadita de margarina o aceite

De 7 a 12 años de edad: Panes y cereales: 7 o más raciones; una ración equivale a 1 rebanada de pan; ½ taza de cereal cocido o pasta; de ¾ a 1 taza de cereales de desayuno. Legumbres, frutos secos y semillas: 3 o más raciones; una ración equivale a ½ taza de porotos alubias cocidos, tofu, tempeh o TVP; 80 gramos de sustituto de carne; 2 cucharadas de frutos secos, semillas o cremas de ambos. Verduras: 4 o más raciones; una ración equivale a ½ taza de verduras cocidas o 1 taza de verduras crudas. Frutas: 4 o más raciones; una ración equivale a ½ taza de fruta enlatada; ¾ de taza de zumo; 1 fruta mediana. Grasas: 5 raciones; una ración equivale a 1 cucharadita de margarina o aceite

Nota: Los tamaños de ración pueden variar en función de la edad del niño.
Para añadir más calorías a la dieta, incluye más raciones de mantequillas de frutos secos, frutas desecadas, productos de soja y otros alimentos ricos en calorías.
Asegúrate de incluir una fuente fiable de vitamina B12 con regularidad. Algunas buenas fuentes son la levadura nutricional Vegetarian Support Formula, los alimentos enriquecidos con vitamina B12 como leche de soja, cereales de desayuno o sustitutos de carnes, y los suplementos de vitamina B12.
Si los niños no obtienen una exposición frecuente al sol (exponiendo las manos y la cara entre 20 y 30 minutos al sol estival dos o tres veces por semana), lo cual promueve la síntesis de vitamina D, existen alimentos enriquecidos y suplementos.

Menús Ejemplo

De 1 a 4 años de edad
Desayuno: copos con leche de soja y zumo de naranja
Almuerzo: hummus (crema de garbanzos con sésamo) sobre galletas
Plátano, leche de soja, palitos de zanahoria
Cena: pan de lentejas y tomate, puré de patatas, crema de repollo y leche de soja
Aperitivos: ciruelas pasas, leche de soja

De 4 a 6 años de edad
Desayuno: harina de avena con manzana y canela, leche de soja, gajos de naranja
Almuerzo: ensalada de tofu sobre pan, zumo de manzana, palitos de zanahoria y galletas de avena
Cena: porotos de alubias con melaza, papas asadas, espinacas, banana en trozos y leche de soja
Aperitivos: barritas energéticas de cereales y semillas, galletas Graham, leche de soja

De 7 a 12 años de edad
Desayuno: salvado con pasas con leche de soja y banana en rodajas, tostada con mantequilla de almendra y zumo de naranja
Almuerzo: macarrones con tofu triturado con levadura nutricional, ensalada de frutas, pan, Chauchas con almendras
Cena: sopa de lentejas, ensalada con verduras y brócoli, pan, zanahorias al vapor
Aperitivos: palomitas de maíz, barritas energéticas de cereales y semillas, higos secos

Adaptado de “La Guía de Iniciación Vegetariana”, publicada por el Physicians Committee for Responsible Medicine (Comité de Médicos por una Medicina Responsable)
y adaptado de Simply Vegan, 3ª ed., 1999, pgs. 194-195.

El arte de criar niños

Pregunta: sería hermoso que nuestros hijos pudieran crecer felices en este mundo que a veces es Blond Twins difícil. ¿Qué les podemos dar, además de mucho amor, cuando son demasiado jóvenes aún para meditar?
Sri Sri Ravi Shankar: simplemente juega con ellos. No quieras ser una profesora todo el tiempo y empezar a enseñarles. De hecho, aprende de ellos y respétalos. Y no te pongas demasiado seria con los niños.
Recuerdo cuando era niño, cuando mi padre llegaba a casa por la noche. Mi madre era muy estricta, todos teníamos que sentarnos juntos y comer. Antes de eso mi papá aplaudía y nos perseguía a todos alrededor de la casa. Todos teníamos que reír antes de sentarnos a comer.
Así que no estés todo el tiempo enseñándoles, celebra con ellos, juega con ellos, canta con ellos, esto es lo mejor.
Si estás siempre con el bastón diciendo: “no hagas esto, no hagas aquello”, eso no es bueno.
Con los niños, siento que deberías jugar más y contarles historias de vez en cuando. Solíamos escuchar tantos cuentos hermosos cuando éramos pequeños. Cada día una historia. Este método es bueno para criar a los niños en los valores. Si les cuentas historias lindas e interesantes ellos no se quedarán pegados a la televisión.
Hay muchos cuentos para niños, está Panchatantra.

Así que es bueno que los padres se sienten con los niños y les cuenten cuentos que tienen moraleja. Un cuento con moraleja es algo bueno. Y ese tiempo de buena calidad de una hora o media hora. Tampoco los sofoques sentándote con ellos por 5 o 6 horas. Un momento de buena calidad entre 45 minutos y una hora es suficiente. Y ese tiempo debe ser muy interesante. Ellos deberían estar ansiando el momento de sentarse contigo y escuchar los cuentos.
Recuerdo que tenía un tío, que era muy gordo, de tez clara y cara redonda. Todos los domingos venía a nuestra casa y nos contaba cuentos. Todos nos sentábamos con él y él nos contaba lindas historias, y dejaba suspenso al final para que estuviéramos curiosos para la próxima vez por saber qué ocurriría.
Así que tenemos ese tipo de personajes alrededor nuestro. Si no, tu propio hijo puede contarles un cuento a los otros niños. Sus padres también se pondrán muy contentos. Encontrarán a alguien que cuide de los niños, y ese podría ser tu proyecto de servicio también.
Ese toque humano es necesario. Los niños hoy en día, desde que se levantan en la mañana, se sientan como testigos no participativos delante de la televisión, ¿no es así?
Los niños se sientan frente al televisor y se la pasan surfeando entre los canales. La madre viene y dice: “Vengan a desayunar.” Y ellos ni se mueven. A veces la madre tiene que traer el desayuno frente al televisor. Este tipo de cultura no es buena.
Los niños no deberían tener más de una hora de televisión. Deberían limitar el tiempo para la televisión, si no los niños tendrán el Síndrome de Deficiencia de Atención (o hiperactividad). El cerebro está tan bombardeado con estas imágenes, no logra registrar nada más y los niños se vuelven tan desganados con el tiempo. No pueden prestar atención a nada. Gracias a Dios que cuando éramos pequeños no teníamos televisión. Deberían limitar la televisión a un máximo de dos horas por día.
Incluso para los adultos, una o dos horas es suficiente, no más. Es demasiado para los adultos también. Saben, los nervios del cerebro se cargan tanto por mirar demasiada televisión.
Solo miren a la gente que sale de los cines, ¿se los ve exuberantes, energéticos, felices? La manera en que entran al cine, cuando salen, ¿cómo se ven? Aunque la película haya sido linda, se los ve vacíos, completamente agotados y embotados, ¿no es así?
Si no lo has notado, solo párate fuera de un cine. Deberías mirar cuando la gente entra al cine y cuando sale. Verás una diferencia notable.
¿Cuántos se han dado cuenta de esto? Incluso en ustedes. Cualquier entretenimiento de recreación debería darte energía, pero mirando películas, eso no sucede.
Imagínense que van a ver un show en vivo, es un poco mejor, no te sientes tan agotado. Vas a presenciar música en vivo, no te hace tanto. Te sientes agotado pero no tanto.

P: ¿Crees que a los niños pequeños se les debería contar cuento de hadas de miedo? Porque hay algunos cuentos alemanes que dan miedo y he oído decir a la gente que no se les debería contar esos cuentos a los niños.

Sri Sri: Los cuentos de miedo deben ser moderados.
Supón que no se les cuenta ningún cuento de terror cuando son pequeños, cuando crezcan y los conozcan, eso les dará aun más miedo. Los hará muy débiles.
Al mismo tiempo, si les cuentas demasiadas cosas de miedo, entonces pueden quedar obsesionados con el miedo. Los dos extremos deben ser evitados. Puede haber un poco de cosas que dan miedo, pero no demasiado, sobretodo juegos de video.
Me parece que los juegos de video no deberían ser violentos. Los chicos disparan a la pantalla del video y piensan que solo un juego, y después en el mundo real empiezan a dispararle a la gente porque no logran ver la diferencia entre el mundo virtual y el mundo real. Esto es un problema. Así que yo preferiría que los chicos no tuvieran juegos de video violentos.