Qué es un Swami?

Para mucha gente en el mundo occidental la palabra Swami es desconocida. En la antigua India, y en el Sanatama Dharma (antiguos textos védicos) se describe a los swamis como maestros, independientes de cualquier grupo o religión, que están al servicio de la humanidad – su labor es servir a la humanidad sin tener en cuenta las creencias que profesen.

Ventajas de aprender a meditar con un Swami

La meditación es ese estado de conciencia en el que experimentas paz durante el tiempo que transcurre, y como resultado de este descanso, la mente se vuelve atenta, alerta y enfocada para hacer aquello que quieras.

Al meditar en grupo se eleva la energía y la meditación ocurre con más facilidad: cuando cuentas con la presencia de un meditador experto como Swami Jyothirmayah,  el silencio mental se hace más profundo.

 

Respiración y meditación ante el envejecimiento cerebral

Siempre se ha dicho que la meditación y las antiguas prácticas basadas en la respiración, como los pranayamas, aumentaban la concentración. Un nuevo estudio llevado a cabo en el Trinity College de Dublín establece por primera vez el vínculo neurofisiológico entre respiración y atención.
La meditación centrada en la respiración y las prácticas de respiraciones yóguicas tienen muchos beneficios cognitivos ya conocidos, por ejemplo, una mayor capacidad de concentración, disminución de la distracción, más emociones positivas, descenso de la reactividad emocional y muchos otros.

Sin embargo, hasta el día de hoy, no se había establecido un vínculo neurofisiológico directo entre respiración y procesos cognitivos. La investigación muestra por primera vez que la respiración, elemento clave en la meditación, afecta al nivel de noradrenalina, neurotransmisor con varias funciones en prácticamente todas las regiones del cerebro. Este neurotransmisor se libera cuando sentimos curiosidad , cuando nos encontramos excitados emocionalmente o estamos enfocados. Y si se producen los niveles adecuados de noradrenalina, el cerebro desarrolla nuevas conexiones, como si fuera un fertilizante cerebral.

La forma en que respiramos afecta a la química de nuestro cerebro, de tal manera que mejora nuestra atención y la salud del cerebro en general.
El estudio, llevado a cabo por el Instituto de Neurociencia en el Trinity College mostró que los participantes con mayor enfoque eran aquellos que tenían mas sincronización entre respiración y atención. Los autores creen que las practicas de control de la respiración estabilizan la atención y potencian la salud cerebral.

Michael Melnychuk, del Instituto de Neurociencia del Trinity College y principal autor del estudio, declaró: los practicantes de yoga han afirmado durante 2500 años que la respiración influye en la mente. En nuestro estudio, hemos buscado un vínculo neurofisiológico que explique esta afirmación. Hemos medido la respiración, el tiempo de reacción y la actividad cerebral en una pequeña zona del tronco encefálico llamada locus coeruleus, donde se produce la noradrenalina. La noradrenalina tiene múltiples funciones en el cerebro. Cuando estamos estresados producimos demasiada noradrenalina y nos cuesta mantener el foco, cuando estamos aletargados producimos demasiado poca y, de nuevo, nos cuesta mantenernos enfocados. Hay un punto óptimo, en el que las emociones, los pensamientos y los recuerdos son mucho más claros.
El estudio muestra que, al inspirar, la actividad en el locus coeruleus aumenta ligeramente y, al espirar, disminuye. En otras palabras, la atención se ve modificada, aumentando o disminuyendo con el ciclo de la respiración. Al llevar la atención a la respiración y controlando su ritmo aumentamos el nivel de concentración.

Existen dos tipos de prácticas centradas en la respiración: aquellas que enfatizan el enfoque en la respiración (mindfulness) y aquellas que requieren que se controle la respiración ( pranayama y otras prácticas de respiración profunda). En los casos en que la atención de una persona está afectada, las prácticas como el mindfulness, que se centra en las sensaciones pero que no hacen esfuerzo en controlar la respiración, podrían ser más beneficiosas. En otros casos, cuando el nivel de alerta de una persona es la causa de una atención pobre, por ejemplo, la somnolencia al conducir, fuertes palpitaciones durante un examen o durante un ataque de pánico, podríamos alterar este nivel de alerta controlando el ritmo de la respiración. Ambas técnicas han demostrado ser efectivas tanto a corto como a largo plazo.

Ian Robertson, investigador del estudio, añadió: los yoguis y los practicantes budistas han considerado que llevar la atención a la respiración es algo idóneo para meditar.
Se cree que observando la respiración y regulándola de una forma concreta, una práctica conocida como pranayama, se producen cambios beneficiosos para el meditador en la estimulación, atención y control emocional. La investigación muestra que hay una fuerte conexión entre las prácticas centradas en la respiración y la estabilidad de la mente.
Estos hallazgos podrían ser útiles en la investigación del envejecimiento cerebral. Por lo general, los cerebros pierden masa a medida que envejecen, pero menos si los cerebros pertenecen a meditadores. Los cerebros que se conservan jóvenes tienen menor riesgo de desarrollar demencia. La meditación fortalece los circuitos cerebrales, no permitiendo su envejecimiento.

Crea un espacio para meditar en casa

Recargar el cuerpo y la mente, centrar mejor la atención o potenciar la lucidez son muy buenas razones para meditar, pero ¿y si lo pudieramos mejorar?

 
¿Y si creamos en casa el lugar perfecto para meditar?
Disponer un lugar en casa para meditar no tiene por qué ser difícil, tanto si vives en un estudio como en una gran casa con muchas habitaciones que no se usan. Con algunos consejos sencillos podrás transformar cualquier espacio en un rincón reservado donde desconectar del estrés de la vida diaria, el constante diálogo interno y las experiencias negativas.

 
¿Qué es un espacio de meditación?
Es un lugar especial donde puedes liberar el estrés, encontrar serenidad y volver a centrarte. Un espacio que sólo vas a usar  para la meditación, el yoga, el descanso y la quietud. Es un refugio dentro de tu casa y puede ser una esquina, una zona o incluso una habitación, siempre que te sientas a gusto en ella. Es tu lugar y no existe un modelo único que sirva para todos. Ten en cuenta que:
-Si tu espacio mira al sureste, la luz te bañará por la mañana, puede ser un buen sitio para meditar al amanecer
-Si mira al noroeste, será un lugar perfecto para meditar a la caída de la tarde

Se trata de crear un paraíso privado donde encontrar la paz interior. Encuentra un ambiente libre de distracciones donde puedas sentirte cómodo.
Aléjate del excesivo ruido de tráfico. Evita lavabo y la entrada de la casa. El lugar donde trabajas puede arrastrar tu mente hacia el trabajo. El lugar donde duermes puede resultar demasiado relajante.
Cuanto más tranquila y relajante sea la habitación de meditación, más tiempo querrás pasar en ella y sentirás su atracción cada vez que necesites un descanso.

He aquí algunas notas sobre la decoración de tu espacio para meditar:
-Debe haber luz natural y aire fresco
-Mantén el espacio limpio y ordenado
-Si es posible, agrega elementos naturales, como plantas
-Puedes incluir algún artículo que te haga sentir bien y te de paz, como cojines, campanas, etc. Es importante tener una manta ligera cerca, pues a lo largo de la meditación uno se puede quedar frío, incluso en los días más calurosos
-Para las paredes, lo mejor son los colores serenos, neutros. En los monasterios y otros lugares de meditación predominan los tonos tierra y hueso.

La habitación donde meditar puede ser tan sencilla o elaborada como tú quieras. Unos pocos elementos pueden transformar cualquier espacio en un remanso de paz para el alma: una fuente, un quemador de incienso, un cuenco tibetano, cojines decorativos, difusores de aromaterapia, luz regulable, velas, etc.
El suelo de madera puede añadir calidez al lugar de meditación, pero no es necesario siempre que adoptes una postura correcta. Una alfombra o un tatami puede crear un espacio personal para meditar, practicar yoga o descansar sin que te cueste una fortuna.Captura de pantalla 2018-03-24 a las 18.24.20

Se ha descubierto que el tener al menos una planta, mejora la calidad del espacio en el que vamos a meditar. Las plantas son esenciales para extraer del aire sustancias químicas orgánicas volátiles y te permiten estar en contacto con el elemento tierra. Plantas que se desarrollan con poca luz y contribuyen a un estado tranquilo: filodendro, poto, sansevieria, echeveria, o Costilla de Adán.

Lo que NO debe haber en tu espacio para la meditación
Evita la electrónica (tv, teléfono, conexión wifi…) excepto el reproductor de música y el difusor de aromaterapia, deshazte de juguetes, papeles y, en general, de todo lo que te impida conectar contigo mismo.

Durante el rato que estés meditando, ha de ser un espacio exclusivo para ti (evitando la entrada de otras personas o mascotas de la casa)
Si tu ventana no te ofrece buenas vistas, coloca papel de arroz japonés o láminas adhesivas traslúcidas para aislarte del mundo sin reducir la luz natural. Esta habitación es tu evasión, así que no debe haber nada que te lleve de vuelta a la vida diaria.
Con un poco de organización y una pizca de inspiración, cualquiera puede crear un espléndido espacio para la meditación.

 

 

Los 18 principios de la evolución

Cuando le prestamos atención al aspecto espiritual de nuestra vida, surge en nosotros una responsabilidad, un sentido de pertenencia, compasión y cuidado por la humanidad entera. El espíritu apoya y sostiene la vida y nos hace fuertes y sólidos. Rompe las débiles fronteras de la casta, credo, religión y nacionalidad y nos hace conscientes de la vida que está presente en todas partes. Es solo a través de este conocimiento que podemos despertar y nuestro espíritu evolucionar.

¿Cómo se pueden lograr estas cosas? ¿Cuáles son los principios más importantes para la evolución?

A lo largo de 20 días iremos conociendo estos principios. Cada día te llegará a tu teléfono una técnica de respiración o meditación, una pequeña relajación y principio de la evolución que nos planteará una consigna para observar en nosotros a lo largo del día.

Objetivos:

1. Generar el hábito de tomarse un tiempo para relajarnos.

2. Tomar conciencia del estado de nuestra mente “La calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestra mente”.

3. Conocer y tomar consciencia de los principios fundamentales de la evolución.

A quién va dirigido:

Este programa no requiere de experiencia previa en la meditación ni en la respiración, incluirá la guía necesaria para que puedas realizar todas las actividades propuestas. Si ya tienes una rutina de pranayamas y meditación puedes realizar tu rutina y simplemente quedarte con el conocimiento de cada día. Ya sea que busques liberarte del estrés, calmar tu mente y/o enfocarte más; un espacio para ti; relajarte para rendir mejor o comenzar un camino de autoconocimiento, este taller te será beneficioso.

Más información e inscripciones: 06cdeee7.dotests.com

Captura de pantalla 2018-01-22 a las 22.34.34.png

Investigación sobre la meditación Sahaj Samadhi recibe premio de la Asociación Mundial de Psiquiatría

Sahaj sin fecha.png

Los investigadores han demostrado que la meditación Sahaj Samadhi, una técnica de meditación sin esfuerzo impartida por El Arte de Vivir, mejora los síntomas de la depresión a la vez que regula las variaciones del ritmo cardíaco, lo que a largo plazo beneficia la salud del corazón.

La investigación acerca de los efectos del Sahaj Samadhi, técnica de meditación impartida por la Fundación El Arte de Vivir, sobre la salud cardiovascular y sobre la depresión fue premiada entre más de 900 presentaciones en la 17ª Conferencia Mundial Anual de Psiquiatría celebrada en Berlín entre el 8 y el 12 de Octubre de 2017.
La investigación mostró los efectos beneficiosos de la meditación Sahaj Samadhi sobre la variabilidad del ritmo cardíaco de alta frecuencia, un factor clave relacionado con la salud del corazón a largo plazo. El trabajo fue presentado por el Doctor Akshya Vasudev, psiquiatra geriátrico del departamento de psiquiatría de la Western University, en London, Canadá. Los otros coautores fueron, Emily Ionson, Amer Burhan, del departamento de psiquiatría de la Western University y Ronnie Newman de El Arte de vivir, EE. UU.
En la conferencia de presentación, el doctor Vasudev confirmó los efectos beneficiosos del Sahaj  Samadhi sobre la depresión en la tercera edad, una afección que afecta del 2 al 6% de las personas mayores de 60 años en todo el mundo. La depresión está ahora considerada la principal causa de discapacidad. La meditación Sahaj Samadhi ofrece una nueva alternativa para el tratamiento de esta afección.
El estudio reveló que añadir Sahaj Samadhi a los tratamientos tradicionales (fármacos y/o Psicoterapia) era cinco veces más efectivo que si se utilizaran solamente los tratamientos tradicionales ( 9% contra el 50% en la tasa de remisión por depresión). Sin embargo, a diferencia de los tratamientos habituales para la depresión, el Sahaj Samadhi es natural y está libre de los efectos secundarios asociados a los fármacos. Es auto-administrado y auto-fortalecedor.
Con más de 3.000 estudios científicos publicados, hoy día, los beneficios de la meditación son de dominio público. En una era de ritmo acelerado, donde el estrés y la depresión están muy extendidos, el daño para la salud física y mental puede ser extremadamente alto.
Ahora sabemos que el estrés, la ansiedad y la depresión son determinantes en la aparición y desarrollo de un amplio espectro de enfermedades, desde el cáncer y la infección por HIV hasta el asma y las enfermedades cardiovasculares.
Sahaj Samadhi, que significa “meditación sin esfuerzo” en sánscrito, es una técnica ancestral para controlar el estrés y mejorar la salud cuyos beneficios están siendo comprobados por la ciencia médica actual. Esta antigua técnica ha sido adaptada a nuestros tiempos por el fundador de El Arte de Vivir Sri Sri Ravi Shankar, quien explica: “Meditar es el delicado arte de no hacer nada, dejar todo a un lado y ser lo que eres”.
sahaj Samadhi es una singular combinación de simplicidad y profundidad. Este antiguo tipo de meditación proporciona un profundo descanso, combate el estrés, da claridad a la  mente, aumenta la energía, mejora el rendimiento, fortalece la salud física y mental, favorece las relaciones y trae paz a la mente.
A partir de 16 años, las personas de todos los orígenes y todas las etnias pueden aprender la meditación Sahaj Samadhi y llegar a tener un completo dominio con solo unas pocas horas de entrenamiento. Los beneficios son rápidos, tangibles y acumulativos, y la práctica en sí misma es relajante y placentera.

El Arte de Vivir
La fundación El Arte de Vivir (Art of Living) fue fundada en 1981 por Sri Sri Ravi Shankar y opera en 155 países. Es una de las organizaciones no gubernamentales (ONG) humanitarias e independientes más grandes del mundo. El Arte de Vivir tiene un estatus consultivo especial con el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas y está activo en otros numerosos organismos en las áreas de salud, educación y desarrollo sostenible. Sus prioridades incluyen proyectos de ayuda a países en desarrollo, gestión del trauma y el estrés en zonas en crisis y programas de rehabilitación para víctimas de la violencia y para reclusos. Además, se imparten clases de yoga y meditación un elemento fundamental es el Sudarshan Kriya, una técnica de respiración que mejora la salud.
Para más información visita: http://497a58ff.dotests.com/

 

Cómo crear un hábito positivo. Reto 21 días respirando

Posiblemente hayas oído o leído que se necesitan 21 días para crear un hábito ¿Sabes de donde viene esa cifra?
Maxwell Maltz, un reconocido cirujano plástico de la Universidad de Columbia en la década de 1950, se dio cuenta de un patrón que seguían sus pacientes cuando les modificaba algún rasgo de la cara, por ejemplo, la nariz, les llevaba 21 días acostumbrarse al nuevo aspecto. Observó también que el síndrome del miembro fantasma en los amputados seguía el mismo patrón de los 21 días.

Según Maltz, actuamos y sentimos no de acuerdo con la realidad, sino a la imagen que nos hemos formado de ella. Los hábitos, buenos o malos, se moldean del mismo modo. La imagen que las personas tienen de sí mismas y las conductas que han creado, guardan estrecha relación entre sí. Al cambiar la imagen, seguramente cambiarán los hábitos.

habitos-saludables-2.jpgAhora, en nuestra experiencia no siempre necesitamos 21 días para cambiar un hábito, los hábitos negativos suelen tomar menos tiempo y los positivos, lamentablemente, aveces un poco más ¿Por qué es más rápido adquirir un mal hábito frente a uno beneficioso? Los hábitos nocivos producen placer a corto plazo, y en muchos casos preferimos la inmediatez al beneficio que, a medio o largo plazo, puede reportar uno saludable. Sin embargo si sabemos que el nuevo hábito está ligado a un valor importante, si conocemos su beneficio, no cuesta tanto adoptarlo.

 

¿Cómo crear un hábito positivo?

1-Se específico con lo que quieres alcanzar: No basta con proponerse tener una vida más sana, tiene que ser un hábito tangible para la mente. Por ejemplo correr al menos 15 minutos por día en las mañanas antes de ir a trabajar.

2- Ponte metas a corto o medio plazo: No te propongas “correr” todos los días por el resto de tu vida, eso es un peso para la mente, siente que pierde libertad. Pero tampoco pongas metas menores a 21 días o no dará tiempo a que se transforme en un hábito.

3- Conoce los beneficios del hábito que quieres comenzar: Busca artículos en Internet o habla con gente que tenga ese hábito y le haya ayudado, cuando estamos convencidos que este hábito es bueno para nosotros nos es más fácil adoptarlo.

4- Medita: La meditación trabaja a nivel de la consciencia, nos ayuda a limpiarla de impresiones que crean nuestra propia realidad para que podamos ver al mundo como en verdad es y no como sentimos o creemos que es.

¿Cómo crear el hábito de respirar o meditar?

Si has tomado el curso de El Arte de Vivir y has experimentado el estado de tu mente en esa semana, como estabas más relajado, con más energía y entusiasmo y disfrutando más de la vida. Si eres consciente de que te vendría muy bien respirar pero no logras hacer el hábito apúntate a este programa para generar el hábito juntos.

Reto 21 días respirando:

Cada día, por 21 días recibirás un audio para apoyarte a retomar las prácticas. También conocimiento acerca de la importancia de la meditación y la respiración.

Empezamos el lunes 15 de enero – Registro en http://bit.do/Reto21dias

Reto 21 días respirando.jpg

Meditación de luna llena

WhatsApp Image 2017-02-07 at 16.14.56.jpeg

En cada Luna Llena la Luna es completamente bloqueada por la luz del Sol de tal modo que la radiación del Sol entra en el campo electromagnético de la tierra y le transmite su energía.

La energía del Sol afecta a nuestro Ser, mientras que la energía de la luna a la mente. en cada luna llena se establece también un puente de contacto y comunicación.

Es por esto que a los días de Luna Llena se los llama “días de oportunidad”, porque el alineamiento de los centros planetarios y solar están en un estado supremo de sensibilidad y contacto.

Es la oportunidad para tomar contacto nuevamente con la Mente Grande, cargar el Ser y dar los pasos por el sendero de la evolución y del servicio. Tanta energía liberada nos da mayor oportunidad para terminar con muchos obstáculos e impedimentos, para avanzar en nuestra evolución como seres humanos. Es por esta razón que es importante meditar en Luna Llena cada mes.

Este mes de febrero miles de personas en 95 países meditarán bajo la misma luna.

Información sobre donde meditar en tu ciudad e inscribirte para participar: aquí

Si no puedes sumarte medita desde tu casa con el siguiente audio:

La ciencia ha comprobado que la meditación reduce el estrés.

Captura de pantalla 2016-11-08 a las 12.44.05.png

Un nuevo estudio muestra como la meditación nos ayuda a responder mejor ante situaciones estresantes.

En este estudio, un grupo de personas con trastorno de ansiedad participaron de un curso de meditación, con una duración de 8 semanas, en el que aprendieron a centrarse en el momento presente y aceptar pensamientos o sentimientos difíciles. Los investigadores encontraron que, después de completar el curso, estos participantes presentaban menores niveles de hormona del estrés y marcadores de inflamación en situaciones estresantes, en comparación con antes del curso.

Es importante destacar que el estudio también incluyó un grupo control con personas que tomaron un curso de manejo del estrés que no incluyó meditación. Estos participantes no mostraron la misma reducción en sus niveles de hormonas de estrés y marcadores de inflamación después del curso, según los resultados, publicados (el 24 de enero) en la revista Psychiatry Research.

“Estos hallazgos fortalecen la idea que la meditación puede mejorar la resistencia al estrés”, dijo en un comunicado la investigadora Elizabeth A. Hoge, profesora asociada de psiquiatría en el Georgetown University Medical Center Washington, DC.

Estudios previos ya mostraban los beneficios de la meditación para la salud psicológica y física y algunos terapeutas ya utilizan esta práctica para tratar a las personas que sufren de ansiedad. Sin embargo, en estos estudios previos se compararon grupos de personas que meditaban con grupos de personas que no hacían nada. Esto significa que cualquier beneficio de la meditación visto en tales estudios podría ser debido al efecto placebo. Un efecto placebo resulta de personas que sienten que el tratamiento funciona, en lugar de cualquier efecto fisiológico del tratamiento.

En este nuevo estudio, 89 participantes que habían sido previamente diagnosticados con trastorno de ansiedad generalizada (GAD) fueron asignados al azar para tomar el curso de meditación o un curso de educación de gestión del estrés. Ese curso incluyó lecciones sobre maneras de reducir el estrés a través de la salud y el bienestar en general, tales como una buena nutrición, hábitos saludables de sueño y gestión del tiempo.

Antes y después de los cursos, los participantes se sometieron a una prueba de laboratorio diseñada para aumentar su nivel de estrés. Se les pidió que dieran un discurso frente a un grupo de “evaluadores”, con sólo unos minutos para prepararlo, y luego se les pidió que hicieran aritmética mental. Los investigadores recolectaron muestras de sangre antes y después de la prueba y analizaron en la sangre varios marcadores biológicos de estrés, incluyendo la hormona del estrés, la hormona adrenocorticotrópica (ACTH), así como las proteínas IL-6 y TNF-alfa, que son marcadores de inflamación. (El estrés es un factor que puede conducir a inflamación crónica en el cuerpo).

Después del curso, los participantes en el grupo de meditación mostraron reducciones en sus niveles de ACTH, IL-6 y TNF-alfa durante la prueba de estrés, en comparación con sus niveles antes de tomar el curso. Por el contrario, los participantes que tomaron el curso de educación de manejo de estrés mostraron un aumento en los niveles de estos marcadores en su segunda prueba de estrés, en comparación con el primero. Ese resultado sugiere que estos participantes estaban aún más ansiosos cuando tomaron la prueba una segunda vez.

Los hallazgos sugieren que la meditación consciente puede ser una estrategia útil para disminuir la re actividad biológica al estrés en personas con trastorno de ansiedad, dijeron los investigadores.

Sahaj Samadhi Es una técnica de meditación sin esfuerzo rápida y efectiva que te permitirá iniciarte en la meditación sin necesidad de experiencia previa. Si ya tienes una práctica de meditación y/o yoga te permitirá profundizar aun más en la experiencia.

¿Podemos aprender a ser felices? ¿Por qué es importante meditar aún cuando somos felices?

Artículo basado en los resultados de una investigación de la Universidad de Wisconsin-Madison, Estados Unidos.

captura-de-pantalla-2016-11-08-a-las-16-57-26.png

Somos criaturas emocionales.
Las emociones son las lentes a través de las cuales experimentamos la vida: cómo amamos, aprendemos, trabajamos e ideamos soluciones a los problemas que enfrentamos.

Según la Organización Mundial de la Salud, 350 millones de personas en todo el mundo sufren de depresión. Nuestra cultura fetichiza la productividad y la ocupación, lo que pone un peaje en nuestro bienestar colectivo. Vamos a los extremos para experimentar lo positivo y evitar lo negativo.

Pero la neurociencia moderna sugiere que esto no tiene porque ser así, podemos entrenarnos para ser más felices y estás más saludables.

La pregunta ¿Podemos aprender a ser felices? ha sido el empuje de una investigación en la Universidad de Wisconsin-Madison, donde por más de 30 años un grupo de científicos ha trabajado en la comprensión neurocientífica de cómo nuestras emociones influyen en nuestra felicidad, salud y en cómo Interactuamos con otros.

Así como hacemos ejercicio físico para mantenernos saludables, también podemos practicar ejercicios mentales -como la meditación- para promover el bienestar físico y emocional.

Al meditar cultivamos cualidades positivas de la mente como la bondad, la compasión, la empatía y el perdón. La evidencia lleva tiempo señalando que la meditación es útil en situaciones estresantes y experiencias negativas, pero sabías que es igualmente importante cuidar de nuestra mente cuando estamos felices y sin estrés. Meditar, cuando estamos felices es esencial en el desarrollo de los recursos necesarios para permanecer saludables y resistir futuros desafíos.

Los circuitos cerebrales involucrados en la meditación consciente están asociados con la meta-conciencia, nuestra conciencia de ser conscientes. Todos hemos tenido la experiencia de leer un libro, y después de varios minutos darnos cuenta que no tenemos idea de lo que acabamos de leer. No es que no hayamos entendido cada palabra. Éramos consciente de leer palabras, pero nuestra meta-conciencia no estaba presente. En el momento en que te das cuenta de que estás perdido, ahí despierta la meta-conciencia, y es ese tipo de monitoreo el que se fortalece con la meditación.

IMG_5255.jpgla meta-conciencia nos permite accionar en lugar de reaccionar ante las oportunidades y desafíos que enfrentamos en la vida. Esto es cierto no sólo para las emociones negativas, sino también para las emociones positivas, ya que podemos apegarnos a sensaciones o recuerdos placenteros, y ese tipo de placer no perdura. El monitoreo de los sentimientos a medida que surgen es útil ya que nos permite que cambien en lugar de quedarnos atascados a ellos.

En uno de los primeros estudios de este tipo realizados en la universidad, se concluyó que tan sólo 30 minutos de meditación por día durante un período de dos semanas son suficientes para alterar los circuitos en el cerebro.

¿Quieres aprender a meditar? Infórmate del curso Sahaj Samadhi

posted Nov 28, 2016 en Yes! Magazine

Consigue más: concéntrate

Ya seas  empresario,  estudiante,  cirujano,  futbolista, médico, profesor o ama de casa, todo lo que quieres, los resultados y la habilidad para aprender cosas nuevas dependen de tu capacidad de concentración.

Esto es poder dirigir toda la atención a una actividad, estímulo, persona o cosa concreta. Mientras se mantiene la concentración, el resto de cosas se perciben solo en segundo plano.

Te cuesta concentrarte si:

  • no puedes recordar cosas que han sucedido hace poco
  • te cuesta estar sentado tranquilo
  • tiendes a procastinar
  • no estás motivado
  • te cuesta centrarte en algo
  • pierdes cosas a menudo o te cuesta recordar dónde están
  • estás descentrado
  • te cuesta tomar decisiones
  • cometes errores por descuido
  • tu mente divaga durante la jornada de trabajo o estudio
  • no terminas las cosas
  • estás hablando con alguien y descubres que no le has oído, pensabas en algo más

Muchos nos esforzamos por estar centrados. Y hay muchas razones por las que nos puede costar concentrarnos: estar cansado, aburrido, desinteresado, ansioso, estresado… La falta de enfoque normalmente viene de una mente dispersa y falta de descanso. Así que, cómo conseguir que la mente se centre? Hay una buena cantidad de “drogas inteligentes” – desde las prescritas por el médico hasta ilegales- para aumentar el rendimiento laboral o académico.

captura-de-pantalla-2016-11-14-a-las-19-12-31

No sería más seguro y sano desarrollar la concentración de forma natural, haciendo que la mente esté descansada? Hay técnicas de meditación sencillas y actividades básicas con las que podemos contar:

Comer sano

“Eres lo que comes”: la comida no sólo afecta al cuerpo, también a la mente, los pensamientos y el intelecto. La comida basura nos hace letárgicos, la comida especiada, frita o con azúcar hace que nuestros pensamientos se dispersen.

Actividad física/Yoga

La actividad física es esencial para relajar el cuerpo y por tanto la mente. Posiciones de yoga como Saludos al Sol y La posición de vela (Sarvangasana), ayudan a aumentar la circulación de la sangre al cerebro. Aumentando el estado de alerta y conciencia.

Meditar

Muchas investigaciones han demostrado que la práctica constante de meditación puede aumentar el nivel de concentración. Un estudio reciente de la Universidad de Wisconsin-Madison demuestra cómo los participantes, después de meditar, terminaban sus tareas sin distraerse.

Sudarshan Kriya

Esta técnica única de respiración diseñada por Sri Sri Ravi Shankar aumenta la oxigenación sanguínea, mejorando la concentración y la atención. Además ayuda a gestionar las emociones y reducir los pensamientos en la mente, por lo que te permite concentrarte mejor, especialmente cuando más lo necesitas.