Cómo manejar el enfado

Majejo-del-Enojo1Al enojarnos utilizamos las injusticias como excusa. Pero nuestra idea de justicia es muy limitada. Todo tipo de cosas suceden en este mundo. Necesitas paciencia. Querer justicia solamente y decir: “quiero tener razón y quiero que todo el mundo sea justo ahora mismo”… no es posible. Querer que todo el mundo sea justo está bien, pero necesitas soltarles la rienda. Sé justo y ten paciencia y el enojo no te controlará. De lo contrario, cuando dices: “soy justo” y demandas “quiero esto”, llegará el enojo; y cuando llega el enojo, ¡pierdes tu sentido de justicia! Si te enojas, es tan malo como cuando alguien hace algo malo.

Supón que alguien no limpia y queda todo sucio. Vienes aquí y te enojas. Bien, esa persona cometió un error, no ha limpiado el lugar… así ha sido la cosa. Pero si te alteras y te pones a gritar sobre este asunto, ¡entonces ese es otro error! Dos errores no pueden convertir un error en acierto. Si alguien hace algo malo, pacientemente edúcalo una, dos y tres veces. No se necesita de una enorme paciencia para ser un educador. Los maestros de escuela en estos días, tienen este mismo desafío. Ellos les dicen a los chicos hasta 10 veces lo que tienen que hacer, pero igual no les escuchan. Los chicos tienen el Síndrome de Deficiencia de Atención. Los chicos no prestan atención. Así que se requiere de paciencia.

La paciencia es una virtud. Es una de las seis riquezas: Sham: calma o quietud mental; Dama: auto control o moderación; Uparati: retraerse de los objetos mundanos; Titiksha: poder para soportar o resistir; Shraddha: fe y Samadhana: ecuanimidad o concentración de la mente. Samadhana es tener contentamiento y paciencia. ¡Es absolutamente esencial!

Pronto más sobre las 6 riquezas.