¿Qué es el tercer ojo? ¿Cómo desarrollarlo?

3-ojo

Se dice que la glándula pineal, una glándula endocrina situada en el cerebro, es el asiento del alma. También se conoce como el tercer ojo y se cree que está involucrada en alcanzar niveles superiores de conciencia, al actuar como puerta de entrada a dimensiones que están más allá de la realidad creada por nuestro cerebro. Y las personas que buscan activar plenamente su potencial espiritual y aprovechar el poder de la glándula pineal deben empezar por el fortalecimiento de su función a partir de una desintoxicación y de una nutrición adecuada.

Los investigadores han descubierto que, debido a la mala alimentación —con alimentos cargados de pesticidas y químicos— y a lastoxinas ambientales —tales como el fluoruro en el agua—, la glándula pineal y todo nuestro cuerpo está cada vez más expuesto a muchas más toxinas y nanorganismos. Todo esto forma una capa de calcio para la protección de nuestro sistema inmunológico, que se ha traducido en la calcificación de la glándula pineal, y una acumulación de cristales de fosfato de calcio en diversas partes del cuerpo humano. Muchos de nosotros tenemos una glándula pineal que ya está completamente calcificada. Esto puede afectar a la hora de querer aprovechar las capacidades de esta glándula a través de la práctica del Yoga, de la meditación, del uso de plantas medicinales, entre otros. Por eso, el proceso de desintoxicación es importante si queremos explotar nuestras capacidades espirituales por completo.

A continuación te mostramos una lista de algunos suplementos que impulsarán la función de tu glándula pineal y apoyarán tu viaje de cultivación personal y espiritual. Algunos de estos ofrecen resultados similares, por lo que depende de vos decidir qué combinación te funciona mejor.

Aceite de orégano y extracto de neem: tanto el aceite de orégano como el extracto de neem ayudan, en el proceso de purificación, a eliminar la calcificación existente dentro de la glándula pineal. A su vez, purifican los sistemas del cuerpo, especialmente, el sistema endocrino. El neem se ha utilizado de esta manera en la India desde hace miles de años. En el mundo occidental, el aceite de orégano también se está convirtiendo en una forma holística de fortalecer el sistema inmunológico. Más adelante, estos suplementos podrían actuar como un antibiótico natural contra la calcificación de la glándula.

Cacao crudo: el chocolate crudo, orgánico, en su forma más pura puede ayudar a desintoxicar la glándula pineal debido al alto contenido de antioxidantes del cacao, así como también colabora en la estimulación del tercer ojo.

 

Descubriendo otros cereales. Primera parte cereales integrales

cereales-organicosEl cereal integral conserva toda su riqueza porque no sufre procesos de refinamiento, y además ayuda a mantener la alcalinidad del organismo; es decir, lo libera de la acidez, que es un estado que favorece la aparición de muchas enfermedades.
Para la macrobiótica, la prueba más evidente de que debemos incorporar cereales integrales a diario en la dieta es que la mitad de nuestra dentadura, molares y premolares, está preparada naturalmente para masticar granos enteros.
Los granos integrales contienen una extensa variedad de micronutrientes y oligoelementos que se pierden en el proceso de refinación y que podrían ser beneficiosos para la salud.

Mejor lo integral

Parece razonable recomendar un desplazamiento de consumo de cereales refinados hacia productos integrales. A la acción de la fibra en sí, se une la de los nutrientes presentes en la cáscara de los granos. Parece haber cierta tendencia a consumir productos refinados enriquecidos. Estos, además de encarecer el producto, nunca aportarán el beneficio suplementario de la fibra y, tal vez, el de nutrientes presentes en la cáscara y todavía por descubrir.
Los cereales pierden importantes nutrientes durante el proceso de molienda y refinación. Por ello, los productos terminados cuyo primordial ingrediente es algún cereal, deben contar cuando menos con las cantidades de vitaminas, minerales, hierro, complejo B, tiamina, riboflavina y niacina- que contienen en su estado natural.

No engordan

Los cereales integrales no engordan. Lo que confunde a la gente preocupada por el peso es que este tipo de alimentos es moderadamente alto en calorías, pero las calorías que engordan no son la de los cereales sino la de las grasas y los azúcares.
Las calorías de los cereales integrales son metabolizadas por el hígado y transformadas en glucosa que es distribuida en el organismo en forma de energía. No como energía rápida -como aportan los azúcares-, sino como energía sostenida, ya que al comer permanentemente cereales integrales, el hígado los transforma, almacena ésta energía y la aporta a medida que el organismo la necesita. Provistos de vitaminas, minerales, carbohidratos que proporcionan energía, proteínas, fibras limpiadoras, son una completa alimentación. Como resultado de ello cuando se come cereales integrales diariamente, se siente satisfecho más rápidamente y durante más tiempo después de haber comido, sin producir efectos colaterales como son toxinas y residuos grasos.

El Arroz integral

Originario de Asia, se cultiva en las regiones húmedas y subtropicales de todo el mundo y constituye el alimento básico de buena parte de la humanidad. El arroz integral es el grano sin pulir, desprovisto únicamente de su capa protectora y conservando la piel que rodea al grano, en la que reside la mayor parte de sus nutrientes. Es un cereal básico por poseer las substancias fundamentales necesarias para el organismo ; proteínas, grasas, carbohidratos, minerales, glucosa, vitamina E, provitamina A, vitaminas del grupo B y todos los aminoácidos esenciales. Por consiguiente, es muy energético, digestivo y de fácil asimilación. Favorece especialmente al hígado, pulmones e intestinos y su consumo se recomienda en cualquier época del año.
Existen numerosas variedades de arroz integral, siendo las más comunes: de grano corto, medio, largo, medio cocido al vapor para que el almidón emulsione y cuando se cocine resulte un grano separado y firme, precocido, para reducir el tiempo de cocción posterior… La elección de un tipo determinado, dependerá de los propios gustos y del tipo de plato que se vaya a preparar. Existen numerosas formas de tomar el arroz : en grano, copos, harina, sémola o pasta y muchos productos a base de este cereal :mochi, vinagre, sake, leche…

Los Cereales Integrales y la Salud

Según últimos estudios, la sustitución de granos refinados por integrales en la alimentación habitual, puede reducir el riesgo de mortalidad para todas las causas. El consumo diario de cereales integrales está inversamente relacionado con la tasa de mortalidad en mujeres americanas entre 55 y 69 años.
Posiblemente el mecanismo por el que estos alimentos mejoran la salud tiene que ver con su riqueza en minerales, antioxidantes y fitoestrógenos. La mortalidad total se asocia de forma directa al consumo de cereales refinados. Es probable que influyan en el organismo a través de efectos en el metabolismo de la insulina. Actualmente los granos refinados contribuyen con algo más del 20% a la ingestión diaria de energía, y los integrales con un 1%.
El motivo de que la fibra reduzca el riesgo coronario, no es sólo el hecho de que disminuye los niveles de colesterol en sangre, sino que, además, es una buena fuente de fitoestrógenos que protegen el corazón. Por último, los investigadores recuerdan que son los alimentos integrales los más ricos en fibra, ya que se elaboran con el grano y su cubierta (el salvado). Por ello, proponen a las mujeres que aumenten el consumo de productos integrales, en lugar de sus versiones refinadas.
Estos productos alimenticios también resultan saludables para los diabéticos debido a que su consumo, disminuye los niveles de glucosa en la sangre en estos pacientes, según demuestra un estudio realizado por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Texas.

Los cereales integrales

Su consumo contribuye a disminuir el riesgo de padecer ciertas enfermedades.
Estudios realizados en la actualidad han puesto de manifiesto los beneficios que supone para la salud el consumo de productos integrales (pan, arroz, pasta, cereales de desayuno, galletas…), por lo que parece recomendable incorporar habitualmente dichos alimentos en nuestra dieta.

Propiedades nutritivas más destacables

Los alimentos elaborados con cereales de grano entero, tienen un contenido nutritivo y de fibra mayor que los alimentos refinados, ya que en este proceso se eliminan ciertas partes del cereal, como el salvado y el germen.
Entre los nutrientes destacados de los alimentos integrales están las vitaminas del grupo B, la vitamina E, minerales como selenio, zinc, cobre, magnesio, fósforo, hierro y grasas poliinsaturadas procedentes del germen del cereal.
Además de estas ventajas nutricionales, los cereales integrales son más sabrosos y su textura es más firme y crujiente, cualidades que son aprovechadas en la cocina para preparar productos y platos suculentos.

Como cuidan de nuestra de salud

El mayor contenido en fibra de los alimentos integrales es beneficioso por diversas razones:
Mejora el tránsito intestinal y contribuye a prevenir y tratar el estreñimiento Ejerce un importante papel en la prevención del cáncer, en especial frente al de colon, ya que las partículas responsables del desarrollo de esta enfermedad (carcinógenos) son arrastradas junto con las heces, lo que disminuye su permanencia y tiempo de contacto con el revestimiento del intestino
La saciedad que produce el consumo de alimentos ricos en fibra evita la ingesta de otros alimentos más calóricos, un aspecto importante en las dietas de adelgazamiento y como medida preventiva frente a la obesidad Ayudan a reducir los niveles de colesterol y por tanto, el riesgo de enfermedades cardiacas. Las personas con diabetes también se pueden beneficiar del consumo de alimentos integrales, ya que éstos tienen un índice glicémico menor que el de los refinados, es decir, que tras su ingesta no producen picos elevados de glucosa en la sangre y la demanda de insulina es menor.
La vitamina E, además de proteger las membranas celulares del sistema nervioso, los glóbulos rojos, las células musculares y el sistema cardiovascular, ejerce un efecto antioxidante capaz de frenar la acción de los radicales libres, que están implicados en la aparición de diversas enfermedades.

Precauciones

Si no se está habituado a tomar alimentos integrales con frecuencia, conviene aumentar su consumo poco a poco, para evitar molestias gastrointestinales. En ciertas situaciones, el consumo de alimentos integrales está contraindicado. Tal es el cado de la diarrea, brotes agudos de la enfermedad de Crohn o de la colitis ulcerosa o cuando se van a realizar ciertas exploraciones clínicas, en cuyo caso se suele pautar una dieta pobre en fibra o residuo.

¿Los alimentos integrales adelgazan?

Muchas personas que se ponen a dieta sustituyen los alimentos refinados por otros integrales con la idea errónea de que éstos aportan menos calorías y que pueden tomarlos sin medir la cantidad. La composición de los alimentos integrales respecto a los refinados, varía sobre todo en el contenido en fibra, vitaminas y minerales, nutrientes que no influyen en las calorías totales del alimento, por lo que se puede decir que tanto los unos como los otros aportan similar cantidad de energía.

Descubriendo los cereales. Segunda parte: Quinoa, burgol, avena, centeno, Mijo, cebada… Incluye recetario con más de 50 recetas

Los cereales que estamos acostumbrados a comer en los desayunos, son ricos en muchos nutrientes que nuestro cuerpo necesita para que pueda desarrollar las funciones. Hay una gran cantidad de cereales y deberemos saber elegir cuál es el que mejor nos va en cualquier caso. Por ejemplo, para los niños es muy importante que tengamos los cereales específicamente hechos para ellos.

Estos son ricos en hidratos de carbono, minerales y vitaminas. Los hidratos de carbono son indispensables en la alimentación de los niños, ya que estos les ofrecen la energía necesaria para aguantar todo el día.  Los minerales, como pueden ser el hierro, el zinc o el selenio, entre otros muchos más, ayudan al desarrollo cognitivo de los niños, ayudándoles a rendir mejor en la escuela. Por último, las vitaminas, les ayudan a no enfermar tanto, a tener energía, a desarrollarse mejor y a crecer sanos.

Todos estamos familiarizados con el trigo y el arroz, pero hay muchos otros cereales que pueden consumirse en exquisitas recetas y tienen aun más propiedades beneficiosas para la salud.

UnknownAvena
– Es el cereal con mayor contenido protéico (14 g / 100 g)
– Contiene también magnesio (150 mg / 100 g), calcio, fósforo y hierro, vitaminas del grupo B y algo de vitamina E.
– Es rica en ácidos insaturados.
– Su fibra soluble ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre.
– Es muy nutritiva y de fácil digestión.
– Sus hidratos de carbono se absorben lentamente por lo que sacia y es enérgetica durante horas después de consumirla.
– En la cocina se suele empleas en copos que se cuecen durante unos 15 minutos o se emplean como relleno de croquetas o “hamburguesas” vegetales. También se comercializan los copos de avena inflados y tostados para el desayuno. La harina suele emplearse para hacer papillas para niños a partir del 8o mes (al contener gluten) y mezclada con harina de trigo para bollería. También se puede encontrar avena en grano aunque requiere una larga cocción.

Unknown-1Cebada
– Tiene una composición nutricional similar a la del trigo, aunque con menos hidratos y gluten, y más fibra y proteínas.
– Igualmente destaca la presencia de vitaminas del grupo B y minerales como el magnesio, el hierro, el potasio y el zinc.
– Posee una acción calcificante muy importante durante el crecimiento.
– Protege la mucosa intestinal por lo que ayuda cuando existen problemas digestivos. – Con la cebada se prepara la cerveza y la malta (sustitutivo del café). Se cocina en forma de copos, en leche o caldos vegetales.

imagesCenteno
– Su composición nutricional se asemeja a la del trigo pero contiene menos gluten y más fibra.
– Rico en vitaminas del grupo B, algo de vitamina E y minerales (fósforo, magensio, hierro, zinc y selenio)
– Rico en proteínas.
– Mejora los problemas de estreñimiento.
– Va bien para preparar panes y galletas que resultan menos esponjosas que las de trigo al tener menos gluten. También se vende en copos para cocer o incorporar a guisos de verduras así como en mueslis y papillas infantiles.

images-1Maíz
– No contiene gluten por lo que es básico en la alimentación de las personas celíacas.
– Es uno de los primeros cereales que pueden consumir los niños.
– Los granos suelen utilizarse para preparar palomitas. Hacerlas en casa, con un poquito de aceite de oliva y así serán al 100% sanas y nutritivas.
– Para los desayunos se encuentran los famosos corn-flakes.
– La harina espesa sopas, salsas, se usa en rebozados y, combinada con la de trigo, se emplea en la elaboración de repostería. Con la sémola se prepara la exquisita polenta.
– Las tortitas de maíz que se encuentran en los herbolarios son deliciosas

images-2Mijo
– Es rico en proteínas y minerales (fósforo, hierro, magnesio y calcio) También contiene silicio, mineral básico para la piel, el cabello, las uñas y los dientes.
– Se comercializa pelado, se cuece durante unos 20 minutos y queda delicioso con verduras, incluso como sustituto del arroz (tuve la oportunidad de probar una “paella” de mijo y está buenísimo)
– No contiene gluten por lo que es apto para celíacos.

Unknown-2Quinoa
– Aunque no es un cereal se consume como tal. Crece a muchos metros de altitud, en el altiplano andino de América del Sur, su cultivo es totalmente orgánico y para los indígenas es el alimento base.
– Está considerada un “súpercereal” por su elevado contenido protéico, similar al de la carne pero sin las conocidas desventajas de ésta, y su alto valor calórico.
– No contiene gluten.
– Es una excelente fuente de hiero.
– Puede cocinarse de forma similar al arroz calculando 2 medidas de agua por una de quinoa. Lo mejor es combinarla con verduras o en sopas, croquetas y pasteles. También podéis encontrar quinoa hinchada para el desayuno, de sabor tostado y pequeño tamaño.

trigo sarraceno_propiedades

Trigo sarraceno
– Conocido también como alforfón o trigo negro y originario de Asia Central.
– Rico en rutina, un flavonoide que refuerza los capilares sanguíneos.
– Con su harina se preparan los blínis rusos y los fideos japoneses. No contiene glúten. – En herbolarios ya se comercializa pasta italiana a la piedra como espaghettis y fusillis.

semillas-amaranto-recetas_1_1048222Amaranto
El amaranto también conocido como kiwicha, proviene del centro y sur de América. No es estrictamente un cereal, se sabe de el que fue un grano sagrado de ciertas culturas de este continente. Siempre ha formado parte de la alimentación entre los pobladores de las zonas altas de estos países por sus cualidades potenciadoras de la energía física y la resistencia. Hace menos de dos décadas fue redescubierta internacionalmente, por lo que desde entonces es muy demandada por los turistas y se utiliza en tratamientos contra el cansancio.
Su sabor es un poco dulce y picante y suele utilizarse en repostería y panadería. Se recomienda también para acompañar ensaladas y frutas.
Tiene un valor proteico similar al de la carne, por lo que funciona como uno de los principales sustitutivos. Además del grano se pueden consumir sus hojas como otra verdura.
Tiene altos contenidos de hierro, vitamina C, fósforo y calcio. Sus granos contienen más de la mitad de proteínas que otros cereales más populares. El amaranto es rico en vitaminas A, B1, B2 y C, así como en calcio, cobre, magnesio, fósforo y hierro. Tiene sabor a nuez y se puede usar en grano entero ( ej. muesli) o molido en forma de harina. Apenas tiene gluten y en panificación ha de mezclarse con harina de trigo o de espelta.

Para ver el recetario con más de 50 exquisitas recetas con cereales haz click aquí

Amaranto, una planta con numerosos beneficios (incluye receta)

El amaranto, también conocido con el nombre de “huautli”, comenzó a cultivarse en América hace más de 7.000 años por los mayas, quienes lo consideraban una planta sagrada. Actualmente, no sólo se cultiva en países donde su consumo es tradicional, como Perú, México o Bolivia, sino que otros como China, EE.UU. y, sobre todo, la India, han comenzado a producirlo gracias al redescubrimiento de sus propiedades.

Del amaranto se usan para consumo humano y animal tanto el grano como las hojas. Se ha demostrado que las hojas son una excelente fuente de proteínas, con su máxima acumulación en la fase de florecimiento. Además, las hojas contienen buena cantidad de provitamina A y de vitamina C. También poseen distintos minerales, entre los que destacan el calcio, el hierro y el magnesio, aunque conviene tener en cuenta que el organismo absorbe mejor el calcio y el hierro de origen animal que el procedente de vegetales. La cantidad de fibra de las hojas es, asimismo, relevante, por lo que su consumo puede resultar beneficioso para personas con problemas de estreñimiento.

Semillas particulares

El grano del amaranto es considerado un pseudocereal por sus características similares a las de los granos de los verdaderos cereales. Sin embargo, botánicamente no puede englobarse dentro de este grupo vegetal. El valor nutritivo del amaranto ha sido ampliamente estudiado, y de la investigación se desprende que el grano tiene una mayor concentración de proteína que otras semillas de cereales. Por ejemplo, el contenido de lisina (aminoácido limitante en los cereales) es mayor, con una concentración que ronda el 15%-18%, más alta que la que se encuentra en el trigo, el arroz y el maíz. A su relevante proporción proteica se suma su elevado aporte de carbohidratos, dado que el almidón es su mayor componente y representa entre el 50 % y el 60 % de su peso.

El contenido en grasa del grano de amaranto también es superior al de otros granos; varía entre un 7% y un 8%, si bien en la composición de estas grasas destaca la presencia de ácido oleico y ácido linoleico, que suponen alrededor del 75% de la grasa total presente en el grano y que ejercen una acción beneficiosa sobre los vasos sanguíneos y el corazón. En concreto, el ácido oleico aumenta el HDL-c o “buen colesterol” y reduce el colesterol total, a expensas del LDL-c o “colesterol malo”. El ácido linoleico tiene la capacidad de reducir los niveles de triglicéridos, el colesterol total; tanto el HLD-c como el LDL-c, el riesgo de formación de trombos y además posee una acción vasodilatadora.

Para la salud

En los últimos tres o cuatro años se ha investigado más a fondo la composición química del aceite de los granos de amaranto que las de las hojas. Sin embargo, se observa que éstas contienen una cantidad considerablemente más elevada de minerales como calcio, hierro, fósforo y caretonoides, en comparación con la mayoría de las verduras. También se ha determinado que diversas especies de amaranto, como el Amaranthus cruentus y el paniculus, son buenas fuentes de flavonoides antioxidantes.

Desde hace más de una década se está trabajando en la producción de nuevos productos elaborados a partir de hojas y grano de amaranto, dirigidos a la prevención de enfermedades cardiovasculares. Son diversas las investigaciones, entre ellas la que se llevó a cabo de manera coordinada entre el Functional Foods Center de Dallas (EE.UU.), la Universidad Estatal de Voronezh, en Rusia, y el Instituto Estatal de Nutrición de la Academia Rusa de Ciencias Médicas, en Moscú, que indican el valor preventivo y terapéutico del aceite de amaranto para el sistema cardiovascular.

En este estudio clínico aleatorizado controlado con placebo participaron 125 pacientes que habían sufrido algún trastorno coronario o que sufrían hipertensión acompañada de obesidad. Los pacientes, hombres y mujeres de entre 32 y 68 años, fueron escogidos al azar para consumir entre 3 y 18 ml de aceite de amaranto diarios. Todos los participantes siguieron las mismas recomendaciones dietéticas de una dieta controlada en sal.

Los resultados más relevantes fueron que el consumo de aceite de amaranto disminuyó la cantidad de colesterol total, de triglicéridos y de LDL colesterol (malo) significativamente. Su acción beneficiosa fue mayor cuando se usó en una dosis de 18 ml al día. Por tanto, y aunque son precisas más investigaciones, los resultados indican que el aceite de amaranto podría ser considerado como un complemento eficaz para la protección cardiovascular.

Receta: palitos de zucchini al horno con corazón de queso y semillas de amaranto

Ingredientes 
4 zucchini firmes (los más largos y anchos que encuentre)
4 lonchas de queso de máquina
100 gramos de semillas de chía
100 gramos de semillas de amaranto
200 gramos de pan rallado
3 huevos
Sal, orégano, perejil picado, pimienta
Mondadientes anchos o tenedorcitos de copetín.

Preparación
Prenda el horno para que esté bien caliente al momento de hornear.
Ponga a las semillas, coloque en un recipiente y agregue 50 gramos de pan rallado. Reserve para rebozar luego los palitos.
Raspe con un cuchillo o cepillo el exterior de los zucchini y córtelos por la mitad para que queden bastones de un largo manejable y puedan ensartarse en un palillo de copetín. De cada medio zucchini salen tres o cuatro bastones. Con un cuchillo de punta fina quite una tira de carne del centro de cada bastón como en la foto.
Rellene el hueco que quedó con una tirita de queso de máquina, apriete bien y apisone, pero que no quede muy grueso o se saldrá al cocinar. Prepare una bandeja de horno (preferentemente de teflón) untada apenas con aceite y cubra toda la base con pan rallado, bastante.
Mezcle en un recipiente los huevos y los condimentos a gusto y pase los bastones por esta mezcla primero y por las semillas tostadas luego.
Acomode todos los palitos sobre la fuente con la parte del queso hacia arriba.
Hornee aproximadamente 20 minutos, solo hasta que se dore el pan rallado y se cocine el huevo, el zucchini es una verdura que queda riquísima cruda, así que no hace falta cocinarlo mucho. Al retirar la bandeja el pan rallado sale totalmente quemado pero los bastoncitos no se pegan ni se desarman. Pinchelos por uno de los lados con un tenedorcito de copetín y acomode en una fuente de servir.

Ladrones de nutrientes

ladron

Es probable que hayamos escuchado, una gran cantidad de veces, que es muy importante ingerir nutrientes diariamente para que nuestro cuerpo funcione correctamente. Pero hay que tener en cuenta que muchos de dichos nutrientes pueden no aprovecharse por completo debido a la presencia de “ladrones de nutrientes” en nuestra dieta, los cuales nos quitan la posibilidad de utilizar lo consumido.

A continuación, te mostraremos una lista con algunos de estos ladrones de nutrientes:

Tabaco: genera radicales libres en el cuerpo, lo cual quita gran parte de la vitamina C consumida. Es por ello que, si sos fumador, tendrás que consumir un 40 % más de esta vitamina (por supuesto que lo recomendable, ante todo, es dejar de fumar gradualmente).

Alcohol: ocasiona una menor absorción de vitamina B y de ácido fólico, lo cual afecta al cabello y a la piel, y hasta puede producir anemia. A su vez, reduce la vitamina A y E (antioxidantes), por lo que es mejor evitarlo.

Saponinas: neutralizan la absorción del hierro. Como se encuentran en las legumbres, para eliminarlas es fundamental remojar las legumbres y cocinarlas muy bien.

Avidina: se encuentra en la clara de huevo y reduce la absorción de la vitamina B8. Esta vitamina hace que funcione el sistema nervioso de manera correcta.

Taninos: podés encontrarlos en el té y en el café. Producen una reducción del uso del hierro. Es por ello que no hay que consumir estas infusiones junto con la comida o inmediatamente después de esta.

Oxalatos: impiden el uso de hierro y de calcio si son consumidos junto con estos.

Fitatos: reducen la utilización del hierro y del calcio. Son parte de la fibra indisoluble, un alimento que no debemos dejar de consumir, pero del cual no debemos abusar.

La mejor alimentación en invierno.

mujer-voto-votacion-elecciones-invierno-getty-vacaciones_de_invierno_MUJIMA20120725_0019_36Al igual que cuando se acerca el invierno cambiamos la ropa del armario y sustituimos el algodón por la lana o pasamos del lino al punto para enfrentarnos al frío, nuestro cuerpo debe adecuarse a las temperaturas más bajas y a la falta de sol en nuestra piel. Y, claro está, debe recibir por nuestra parte, sus moradores y propietarios, un trato acorde a las nuevas circunstancias.
La dieta que nos resultaba útil y gratificante en los largos y soleados días de verano ya no sirve: es demasiado frugal para el invierno. La naturaleza, que sigue siendo sabia, inunda los mercados con alimentos de temporada que aportan esas propiedades que nos ayudan a afrontar los meses invernales y combatir los catarros, constipados y tiritonas tan propios de esas fechas. En verano, el gazpacho es refrescante y sabroso; en invierno, la sopa entona el cuerpo.
En otoño e invierno disponemos de alimentos de temporada calóricos, como legumbres, patatas y boniatos que nos sirven para ir acumulando reservas de energía. En estas fechas, las temperaturas bajan y nuestro organismo necesita más calorías para mantener el calor corporal.

Alimentos de invierno

Los alimentos de temporada son interesantes desde una triple perspectiva: nutricional, económica y ecológica. La cantidad de nutrientes de un alimento (vitaminas y sales minerales entre otros) depende, entre otros factores, de la riqueza de los suelos en que se cultivan y del grado de manipulación a que se somete al producto. Parece lógico que las hortalizas consigan su desarrollo óptimo y ofrezcan su mejor aporte nutricional en las condiciones climáticas que más favorezcan su crecimiento, las que marca su calendario natural. La mayoría de las verduras y frutas de clima cálido se caracterizan porque su parte comestible es el fruto: calabaza, calabacín, pimiento, tomate, melón, sandía, pepino. Y las de clima templado o frío, propias de esta temporada, ofrecen como parte comestible las hojas, bulbos o raíces: acelga, espinacas, puerros, col, coliflor ajo, cebolla, rábano.
El alimento de temporada es casi siempre el que más conviene a los consumidores: normalmente más económico, su calidad organoléptica, según aseguran los especialistas en gastronomía, es también mejor. Además, consumiendo productos de temporada contribuimos a respetar el ciclo natural de producción, lo que conlleva una positiva repercusión en el medio ambiente.

Verduras de invierno, contra el resfriado

Acelgas y espinacas, alcachofas, calabaza, col (berza o repollo), coliflor o pella, coles de Bruselas, champiñones, guisantes y habas, judías verdes, puerros, cardo, remolacha, rábano, lechuga de hoja de roble, berros, son verduras de invierno. Durante estos meses, pocas personas se librarán de dolencias respiratorias, como un resfriado o una bronquitis. La tos es el síntoma más común de las tan frecuentes como indeseadas enfermedades del aparato respiratorio. Hemos de aprovechar que tenemos a nuestra disposición vegetales de temporada con propiedades muy útiles ante estas afecciones tan molestas. Por ejemplo, las hortalizas aliáceas (cebolla, ajo, puerro) tienen propiedades mucolíticas y antisépticas: ablandan la mucosidad, favorecen la expulsión de moco y actúan contra los gérmenes (bacterias o virus) causantes o agravantes de la afección. La inhalación de la esencia que desprende una cebolla o cualquier otra hortaliza aliácea ayuda a eliminar la mucosidad e incluso puede aliviar la tos.
Los compuestos azufrados que forman el aceite esencial de estos alimentos pasan rápidamente a la sangre nada más llegar al estómago y se eliminan enseguida por los pulmones. Esto hace que a los pocos minutos de haber comido cebolla o ajo, el aliento adquiera ese olor tan característico. Esos compuestos azufrados ejercen una acción antiespasmódica, mucolítica (facilitan la eliminación de la mucosidad) y antibiótica. Por tanto, las afecciones de las vías respiratorias (sinusitis, bronquitis, neumonía) mejoran con el consumo de estos alimentos, preferiblemente crudos o muy poco hervidos. La borraja suaviza y desinflama las mucosas respiratorias. Esta verdura, tanmbién invernal, contiene mucílagos de acción emoliente (suavizante). Hervida con su caldo, resulta beneficiosa para las afecciones respiratorias.

La importancia de las vitaminas C y A

El déficit de vitamina C reduce la resistencia a las infecciones, lo que puede comprometer nuestra salud durante días o semanas. Las verduras de la familia de las coles son las más ricas en vitamina C y ácido cítrico, que potencia la acción beneficiosa de esta vitamina. Igualmente, se consideran fuente importante de antioxidantes naturales: antocianinas (color morado), beta-carotenos (color amarillo-anaranjado-rojizo, enmascarado por la clorofila) y compuestos sulfurosos. Las investigación más puntera indica la capacidad de estas sustancias para impedir el desarrollo de tumores, aunque todavía no hay consenso científico y queda mucho terreno para estudiar. La riqueza en azufre de estas verduras promueve que se formen esos compuestos azufrados relacionados con el olor tan particular que desprenden durante la cocción.
Por otra parte, nuestro organismo necesita vitamina A para mantener en buen estado la piel y las mucosas (entre ellas, las que recubren el interior de los bronquios) y reducir el riesgo de afecciones respiratorias. La zanahoria es el alimento más abundante en betacaroteno, antioxidante que en el intestino acaba transformándose en vitamina A a medida que el organismo la necesita. Las hojas del nabo, los grelos, además de su riqueza en folatos, vitamina C y vitamina E, contienen betacarotenos en importante cantidad. Las verduras de hoja de temporada (acelga, espinacas, endivia, borraja) son ricas en folatos y fibra y aportan asimismo beta-carotenos (el color naranja está enmascarado en estas verduras por el pigmento clorofila) y vitamina C (salvo la endibia). Al igual que en el resto de verduras, las hojas más externas son las más vitaminadas. El betacaroteno o provitamina-A no se destruye con el calor, por lo que esta sustancia no se ve disminuida con la cocción de los alimentos. Con un consumo abundante de estas verduras mejoraremos el estado de la mucosa bronquial y aliviaremos la tos.
A diferencia de la anterior, la vitamina C es sensible al calor y a la oxidación. De ahí el interés de incluir cada día verduras crudas en forma de ensaladas o ligeramente cocinadas para minimizar las pérdidas de este nutriente.

Frutas, un aliado para la salud

Kiwi, limón, mandarina, naranja, pomelo, frutas tropicales (papaya, chirimoya, piña¿), frutas desecadas (higos, dátiles¿) son frutas de esta temporada que conviene consumir para proveernos de vitaminas. De hecho, la abundancia vitamínica es una de las principales señas de identidad de cualquier fruta, si bien unas contienen vitaminas que apenas aparecen en otras.
Todas las frutas de invierno son muy ricas en ácido ascórbico o vitamina C. Los cítricos constituyen la primera fuente de esta vitamina, a excepción de la guayaba y el kiwi que concentran la mayor cantidad de este nutriente. También contienen ácidos orgánicos como el cítrico, que les confieren sabores ligeramente ácidos. Este último potencia la acción de la vitamina C.
Además de la vitamina C, en las frutas de invierno destaca el elevado contenido en carotenoides, pigmentos vegetales con capacidad antioxidante. En estas frutas abunda también la fibra, mayoritariamente soluble: pectina y mucílagos. En los cítricos, la fibra (pectina) se concentra en la parte blanca que cubre la pulpa, que no hay por qué desechar. El color de naranjas, mandarinas y pomelos lo aporta el beta-caroteno, del que aprovechamos sus propiedades beneficiosas. El valor energético de las frutas de invierno viene determinado por el contenido en hidratos de carbono simples (glucosa, sacarosa y, principalmente, fructosa). La proporción es distinta según las especies, registrándose variaciones importantes dentro de la misma especie. Las más ricas en azúcares son las frutas desecadas (dátiles, higos secos¿), seguidas de las tropicales: chirimoya, níspero maduro, caqui, mango y piña tropical.
La fruta, mejor entera La mejor forma de aprovechar las cualidades nutritivas de cualquier fruta es consumiéndola cruda. Conviene no excederse en el pelado, ya que la parte más externa, justo debajo de la piel, es la que concentra mayor cantidad de vitaminas. Si opta por tomarla con piel, no olvide lavarla para eliminar los posibles restos de pesticidas y otros contaminantes que pudieran hallarse concentrados en la piel. Trocear la fruta supone poner mayor superficie del alimentos en contacto con el oxígeno, por lo que la pérdida de vitaminas por oxidación es mayor. Por tanto, lo más recomendable es partirla justo en el momento en que se vaya a consumir. Ocurre lo mismo con los batidos y purés: si queremos conseguir todo su aporte vitamínico hemos de consumirlos inmediatamente después de elaborarlos.

Productos temporada invierno

El Hierro en la dieta vegetariana

eritrocitos hbEl hierro es un elemento necesario en el cuerpo para que se forme la sangre. El cuerpo humano contiene normalmente de 3 a 4 gr. de hierro, del que más de la mitad se encuentra en forma de hemoglobina, el pigmento rojo de la sangre. La hemoglobina transporta el oxígeno de los pulmones a los tejidos. El hierro es el constituyente de un gran número de enzimas. La mioglobina, proteína muscular, contiene hierro, así como el hígado, una fuente importante durante los primeros meses de vida. El remanente de hierro en el cuerpo varía sobre todo debido a la dieta, y las pérdidas del cuerpo son generalmente pequeñas, aunque las mujeres pierden hierro durante la menstruación.

 

Fuentes veganas de Hierro

 

Las mejores fuentes de hierro son las frutas desecadas, los cereales integrales (incluido el pan integral), los frutos secos, las hortalizas de hojas verdes, las semillas y las legumbres. Otros alimentos ricos en hierro, pero que se toman normalmente en cantidades más pequeñas son la harina de soja, el perejil, el berro, las melazas y las algas comestibles.

f5c13f723fdf74cb95c6fc9ac560ebb6

Dosis diaria recomendada según el tipo de persona

Bebés de 0 a 3 meses (1,7 mg /día)
Bebés hasta 12 meses (7,8 mg / día)
Niños ( 6,1 a 8,7 mg / día)
Adolescentes (11,3 a 14,8 mg/día)
Hombres (8,7 mg / día)
Mujeres (14,8 mg /día)

Ejemplos de cantidades de alimentos que aportan 2 mg de hierro

Tipo de comida (cantidad)

Pistachos (14 gr)
Anacardos (tostados) (32 gr)
Lentejas (57 gr)
Garbanzos (hervidos) (95 gr)
Pan integral (74 gr)
Semillas de sésamo o tahín (19 gr)
Melazas (22 gr)
Albaricoques (secos) (59 gr)
Espinacas (hervidas) (125 gr)

Absorción del Hierro

Hasta el 22 % del hierro que se encuentra en la carne se absorbe, mientras sólo de un 1 a un 8% se absorbe de los huevos y alimentos vegetarianos. Si las reservas del cuerpo disminuyen, aumenta la absorción del hierro. Un 40% del hierro de origen animal está en una forma llamada hierro hemo, mientras que el resto, y todo el hierro de origen vegetal está en la forma de hierro no hemo, que se absorbe con menos facilidad. La absorción del hierro, también puede verse reducida a causa de los taninos (por ejemplo en el té) y los fitatos (que se encuentran en frutos secos, cereales y semillas). Llegados a este punto, uno tiende a cuestionarse si los rumores de que los veganos sufren anemia son ciertos, sin embargo, no es así, y al lector le interesará saber que las investigaciones realizadas muestran que la falta de hierro en los veganos no es más común que en el resto de la población.

La absorción del hierro de origen vegetal mejora gracias a la presencia en la comida de la vitamina C (ácido ascórbico), a otros ácidos orgánicos tales como el ácido málico (en calabazas, ciruelas y manzanas) y al ácido cítrico (en frutas cítricas). Estudios de laboratorio en los que se daban comidas experimentales a 299 voluntarios muestran que la inclusión de alimentos (tales como ensalada, zumo de naranja o coliflor) que aportaban de 70 a 105 mg de vitamina C en cada comida, aumentaba la absorción de hierro. Un fenómeno que llamó la atención particularmente fue que cuando se añadía a dietas veganas 4’5 onzas de coliflor, que contienen 60 mg de vitamina C, se observaba un aumento en la absorción de hierro tres veces mayor.

Estudios anteriores habían demostrado que cuando la ingesta de hierro de origen vegetal es relativamente alta (14 a 26 mg / día), aunque se tomen grandes cantidades de fitato la absorción de hierro no se veía afectada.

También se decía que la presencia de fibra en la alimentación puede impedir la absorción de hierro. Sin embargo, un estudio ha demostrado que las reservas de hierro eran mayores cuando la ingestión de fibra era de 59 gr. al día, que en dietas bajas en fibra con sólo 9 gr. al día.

Conclusiones sobre el hierro

Los veganos toman grandes cantidades de hierro, y aunque el hierro de origen vegetal se absorbe con menor facilidad que el de origen animal, debido a la gran cantidad de vitamina C que consumen se refuerza la absorción del hierro. Diferentes estudios han demostrado que la cantidad de hierro en los veganos es normal, y que la falta de hierro no es más común que en el resto de la población.

Bibliografía

(1) Hallberg, L., Brune, M & Rossander, L.(1986) Effect of ascorbic acid on iron absorption from different types of meals. Hum. Nutr.: Appl. Nutr. 401A:97-113.
(2) Walker, A.R.P., Fox, F.W. & Irving, J.T. (1948) Studies in human mineral metabolism. 1. The effect of bread rich in phytate phosphorus on the metabolism of certain mineral salts with special reference to calcium. Biochem. J. 42:452-462.
Cullumbine, H. Basnayake,V., Lemottee, J & Wickramanayake, T. W. (1950) Mineral metabolism on rice diets. Br. J. Nutr. 4:101-11.
Hussain, R. & Patwardhan, V.N. (1959) The influence of phytate on the absorption of iron. Ind. J. Med. Res. 47:676-682.

Diez alimentos para bajar el colesterol

Por Melvin Rivera Velázquez

Es de común conocimiento que los altos niveles de colesterol aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Todos queremos reducir el colesterol en los alimentos para lograr una salud óptima.
El colesterol es un lípido esteroide (grasa) en la sangre que es necesario para el correcto funcionamiento de las membranas celulares.
Nuestros cuerpos fabrican todo el colesterol que necesitamos por lo que no es necesario consumirlo.
Se recomienda que usted compre un kit de prueba de colesterol, para así medir y controlar sus niveles de colesterol en su casa y ver cual dieta y estilo de vida es mejor para usted.
Las diferentes dietas, estilos de vida y alimentos funcionan de manera diferente en cada persona.
A continuación una lista de los alimentos que reducen el colesterol “malo” LDL, sin afectar el colesterol “bueno” HDL.
Los porcentajes de estos alimentos con menor contenido de colesterol están relacionados con las personas que tienen altos niveles de colesterol superior a 200 mg/dL y que han sido diagnosticadas con hipercolesterolemia.

imgres1. Aceite de oliva, aceite de cacahuete (maní),las aceitunas y los aguacates. (grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas)
Reducción de Colesterol: 18%
Lo más efectivo para reducir drásticamente el nivel del colesterol LDL es sustituir las grasas saturadas de animales y otros alimentos con altos niveles de colesterol por grasas más saludables como el aceite de oliva, el aceite de cacahuete (maní) y el aguacate.
Una dieta rica en aceited de girasol y de oliva, que contienen 12,9% de grasas saturadas, 15,1% de grasa monoinsaturada, y 7,9% de grasas poliinsaturadas puede lograr una reducción del 18% en las personas niveles altos de LDL.

url2. Bran (avena, arroz)
Reducción de Colesterol: 14.7%
La avena ha demostrado ser eficaz en la reducción de los niveles de colesterol LDL. Agreguela a los cereales calientes y haga pan de avena.
Coma avena todas las mañanas o cambie su arroz a integral. Esto puede ayudarle a obtener más salvado en su dieta y reducir sus niveles de colesterol.

Propiedades-de-las-semillas-de-lino3. Semillas de lino
Reducción de Colesterol: 14.8%
50 gramos de semillas de lino al día han demostrado reducir el colesterol LDL en adultos jóvenes sanos hasta en un 8%. 38 gramos de semillas de lino al día redujeron el colesterol LDL en un 14% en personas con colesterol alto (hipercolesterolemia).
En ambos estudios, las semillas de lino que se consumieron fueron un bollo de pan o acompañando otros alimentos. Las semillas de lino puede ser fácilmente incorporadas en los productos horneados, así como las puede añadir a los cereales calientes como la avena y los batidos.

ajo4. Ajo
Reducción de Colesterol: 12.9%
Los estudios han demostrado que menos de la mitad de un diente (900 mg) de ajo crudo al día puede reducir el colesterol por 12.9%. El ajo crudo se puede agregar a aderezos de aceite de oliva, a las ensaladas o como guarnición de sopas y sandwiches.

alemndras5. Almendras
Reducción del colesterol: 5-10%
Varios estudios indican que comer hasta una taza de almendras al día pueden reducir los niveles de colesterol hasta en un 10%.
En un estudio se encontró que la mitad de una taza de almendras reduce el colesterol en un 5% y una taza lo reduce en 10%.
Las almendras son un alimento rico en calorías, por eso no se recomienda que consumir más de una taza. Las almendras son buenas como un aperitivo o como complemento de cereales para el desayuno como la avena.

beneficios-licopeno6. Alimentos con Licopeno
Reducción del colesterol: 0-17%
El licopeno es un pigmento carotenoide que le da a las frutas y verduras su color rojo. Se encuentra en los tomates, la sandía, y varios otros alimentos de alto contenido licopeno.
Los estudios sobre si el licopeno reduce el colesterol LDL son contradictorios. Algunos estudios reportan una reducción del 10-17%, mientras que otros no encuentran diferencias.
A pesar de esto hecho se cree que el licopeno, es bueno para promover la salud del corazón aun cuando no se sepa con certeza si disminuye el colesterol LDL.

images7. Las nueces y los pistachos
Reducción de Colesterol: 10%
Numerosos estudios reportan una reducción del colesterol con el consumo de nueces o pistachos.
Esto es especialmente cierto cuando las grasas de los frutos secos reemplazan el consumo de otras grasas altas en colesterol.
El consumo de alrededor de 30 gramos de nueces, o el equivalente a un 20-30% de la ingesta calórica totales necesario para reducir el colesterol.

cebada_granos_y_espiga8. La cebada
Reducción de Colesterol: 10.7%
Al igual que la avena y el arroz, la cebada reduce el colesterol, especialmente cuando se utiliza como sustituto de productos de trigo.
La cebada puede sustituir al trigo en forma de pasta de cebada, harina de cebada, cebada perlada o en conjunto.

chocolate-negro9.Chocolate negro y esteroles vegetales
Reducción de Colesterol: 2.5%
Se ha demostrado que los esteroles vegetales y los flavonoides del cacao oscuro (no el chocolate con leche) reducen el colesterol en un 2-5%.
Además, se ha demostrado que los esteroles vegetales (fitosteroles), que se encuentran en todas las plantas y en particular en los aceites vegetales como el aceite de maíz y el de soja pueden reducir el colesterol LDL hasta en un 16%.
Sin embargo, esta reducción se debe principalmente a la inhibición de la absorción del colesterol, y no tendría un gran efecto si se consume poco o ningún colesterol.

Te-verde10. Té verde
Reducción de Colesterol: 2.5%
El té verde ha sido durante mucho tiempo un alimento básico en Asia Oriental donde se cree que lava el aceite (la grasa) del cuerpo.
Los estudios sugieren que el té verde puede reducir el colesterol en un 2-5%. El té verde sin azúcar también tiene pocas calorías (por lo general menos de 10) y puede ser un excelente sustituto para una variedad de bebidas.

Beneficios y precauciones a tener con el tomate. Incluye receta: Pisto

imgresEl tomate posee concentración de vitamina C, esta se encuentra en la gelatina que rodea a sus semillas. Los frutos madurados en la planta son excelentes fuentes de vitaminas A, Complejo B, C, potasio & fósforo. Los tomates madurados en invernadero poseen la mitad de vitamina C que aquellos cultivados naturalmente. Los tomates también son ricos en azúcar (fructosa, glucosa y sucrosa) y poseen moderada cantidad de fibra mientras que carecen de almidones. Una de sus principales componentes son los flavonoides , licopeno y otros fitoquímicos de propiedades anticancerígenas. Justamente es el licopeno, que es el pigmento carotenoide responsable de su color rojo, el que reduce el riesgo de cáncer de próstata. Se trata de un antioxidante poderoso que una serie de estudios han demostrado como particularmente bueno para la protección frente al cáncer de próstata, cólon y recto, así como también para enfermedades del corazón. Sin embargo, el licopeno esta mucho más disponible para el organismo cuando el tomate es cocinado.
Por lo tanto el tomate es un alimento altamente beneficioso para la salud, sin embargo su efecto post digestivo no es tan bueno, permanece en el organismo posteriormente al proceso metabólico, lo cual irrita el intestino si se lo consume en exceso, particularmente si la persona sufre de úlcera o es de estómago sensible. Los tomates verdes son especialmente irritantes para los riñones. Por lo tanto si bien debe ser ingerido, como en todo alimento, hay que evitar los excesos. Cuando el tomate es cocinado sin piel ni semillas y con especias cálidas como el comino o la mostaza se reduce este efecto.

PistoReceta: Pisto

Ingredientes
– 1 cebolla grande
– 1/2 pimiento rojo
– 1/2 pimiento verde
– 1 calabacín mediano
– 1 berenjena mediana
– 2 tomates grandes maduros
– 2 dientes de ajo machacados
– sal, aceite de oliva, comino en polvo.

Elaboración:
1º) Cortar todas las verduras en cubos medianos, a los tomates puedes quitarle la piel para facilitar su digestión, un truco para que sea sencillo es ponerlos en agua hirviendo unos segundos, verás como se desprende más fácil.
2º) Poner 2 cucharadas de aceite en una sartén y pochar las cebollas y pimientos; añadir la berenjena, luego el calabacín y finalmente los tomates (mejor dejarles la piel… en ella está un importante valor nutricional de esta magnífica hortaliza). Añadir el ajo machacado, salpimentar, espolvorear una pizca de comino en polvo.
Si el sabor un poco amargo del comino no te gusta puedes utilizar semillas y saltearlas en la sartén antes que las verduras, esto hace que conserve todas sus propiedades, sea fácil de digerir y no desprenda ese sabor amargo. Si tu constitución es vata es altamente recomendable consumir los tomates con este condimento.
Acompañar con huevos o con arroz integral o con pasta.

Invierte en salud: ¡Aliméntate bien!

Alimentarse-bienComer bien y de forma equilibrada es una de las mejores inversiones que puede hacer para su salud.
La comida que ingerimos tiene un gran impacto en nuestra salud y bienestar.
Al mantener la forma física y comer bien está reduciendo el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la alimentación, como enfermedades del corazón, cáncer, diabetes, problemas digestivos, entre otras.
A pesar de que mantener una alimentación sana sea bastante sencillo, existe también mucha confusión entre el gran público sobre lo que significa comer bien.
Por ejemplo:
71% de las personas afirma “yo no necesito cambiar mis hábitos alimenticios, ya que como bastante bien y de forma saludable.” Sin embargo, los hechos comprueban otros datos, y es que existe mucha atención mediática preocupada por lo que no debemos comer, y poca información sobre lo que debemos comer.
Así que muchas personas piensan que se alimentan correctamente, pero hay detrás una carencia de información.
No existen en realidad buenos o malos alimentos; moderación y equilibrio en la alimentación son las claves para mantenerse sano.
El momento de la comida debe ser preciada, y a ser posible, comer comidas deliciosas y bien preparadas que sean simultáneamente saludables ¡Esto es posible! (recetas aquí)
El objetivo de una dieta sana en la edad adulta es asegurar que se mantiene en forma, con vitalidad, buen descanso, dientes cuidados, un buen sistema inmunitario, cabello y piel saludables, energía vital y un peso saludable.
Más información sobre alimentación aquí

Flavia Baridón
Licenciada en Nutrición
nutricionlanzarote@gmail.com
https://www.facebook.com/pensarbiencomerbien