Cómo crear un hábito positivo. Reto 21 días respirando

Posiblemente hayas oído o leído que se necesitan 21 días para crear un hábito ¿Sabes de donde viene esa cifra?
Maxwell Maltz, un reconocido cirujano plástico de la Universidad de Columbia en la década de 1950, se dio cuenta de un patrón que seguían sus pacientes cuando les modificaba algún rasgo de la cara, por ejemplo, la nariz, les llevaba 21 días acostumbrarse al nuevo aspecto. Observó también que el síndrome del miembro fantasma en los amputados seguía el mismo patrón de los 21 días.

Según Maltz, actuamos y sentimos no de acuerdo con la realidad, sino a la imagen que nos hemos formado de ella. Los hábitos, buenos o malos, se moldean del mismo modo. La imagen que las personas tienen de sí mismas y las conductas que han creado, guardan estrecha relación entre sí. Al cambiar la imagen, seguramente cambiarán los hábitos.

habitos-saludables-2.jpgAhora, en nuestra experiencia no siempre necesitamos 21 días para cambiar un hábito, los hábitos negativos suelen tomar menos tiempo y los positivos, lamentablemente, aveces un poco más ¿Por qué es más rápido adquirir un mal hábito frente a uno beneficioso? Los hábitos nocivos producen placer a corto plazo, y en muchos casos preferimos la inmediatez al beneficio que, a medio o largo plazo, puede reportar uno saludable. Sin embargo si sabemos que el nuevo hábito está ligado a un valor importante, si conocemos su beneficio, no cuesta tanto adoptarlo.

¿Cómo crear un hábito positivo?

1-Se específico con lo que quieres alcanzar: No basta con proponerse tener una vida más sana, tiene que ser un hábito tangible para la mente. Por ejemplo correr al menos 15 minutos por día en las mañanas antes de ir a trabajar.

2- Ponte metas a corto o medio plazo: No te propongas “correr” todos los días por el resto de tu vida, eso es un peso para la mente, siente que pierde libertad. Pero tampoco pongas metas menores a 21 días o no dará tiempo a que se transforme en un hábito.

3- Conoce los beneficios del hábito que quieres comenzar: Busca artículos en Internet o habla con gente que tenga ese hábito y le haya ayudado, cuando estamos convencidos que este hábito es bueno para nosotros nos es más fácil adoptarlo.

4- Medita: La meditación trabaja a nivel de la consciencia, nos ayuda a limpiarla de impresiones que crean nuestra propia realidad para que podamos ver al mundo como en verdad es y no como sentimos o creemos que es.

¿Cómo crear el hábito de respirar o meditar?

Si has tomado el curso de El Arte de Vivir y has experimentado el estado de tu mente en esa semana, como estabas más relajado, con más energía y entusiasmo y disfrutando más de la vida. Si eres consciente de que te vendría muy bien respirar pero no logras hacer el hábito apúntate a este programa para generar el hábito juntos.

Reto 21 días respirando:

Cada día, por 21 días recibirás un audio para apoyarte a retomar las prácticas. También conocimiento acerca de la importancia de la meditación y la respiración.

Empezamos el lunes 27 de marzo

Reto 21 días respirando.jpg

Los 6 sabores del Ayurveda: el salado (y por qué tomarlo con el frío)

Los alimentos típicos en la categoría del sabor salado son la sal de roca, la sal marina, vegetales, salsa de soja, tamari, aceitunas negras, quesos curados, pescados y mariscos y muchos alimentos procesados.

La sal mejora el sabor de muchas comidas y potencia los otros cinco sabores (o rasas). Un buen ejemplo es la deliciosa barrita de chocolate “enriquecida con sal marina” que tienen muchos supermercados: es una combinación tentadora de dulce y salado.

Pero todo con moderación: un poco de sal mejora el sabor de una sopa, pero teniendo tanta intensidad, la sal puede eclipsar a los otros sabores por completo.

Beneficios de la sal

El sabor salado aumenta la producción de saliva, lo que mejora la absorción y digestión de los alimentos. La sal contribuye a la fuerza muscular y aporta minerales esenciales (sodio y cloruro) para el equilibrio de los electrolitos en el cuerpo. Ayuda al cuerpo a retener agua, lo que cuida las membranas mucosas y la hidratación de otros tejidos del cuerpo.

La sal no es muy nutritiva por sí misma, pero sí nutre el plasma (esa parte del cuerpo que contiene las células de la sangre). El cuerpo humano está compuesto en un 70% de agua salada.

Emocionalmente, la sal ayuda a estar equilibrado y a tranquilizar el sistema nervioso (una de las razones por las que el sabor salado se puede convertir en una adicción). También ayuda a combatir la apatía, la depresión y la falta de creatividad.

Sal y Doshas

La sal es necesaria en pequeñas cantidades para todos los biotipos (todas las doshas). Pero la que más se beneficia de la sal es Vata. El sabor salado es equilibrante, hidratante y calienta Vata, es una gran ayuda desde que comienza el Otoño hasta mediados de Invierno Los Kapha han de tomarla con precaución: han de vigilar la retención de agua en exceso, y los Pitta vigilar el calor excesivo también.

Demasiada sal puede espesar la sangre y empeorar la tensión arterial alta. En exceso, puede llevar a enfermedades de la piel, inflamación intestinal, enfermedades hemorrágicas y vómitos.

Sal de roca: recomendada por el Ayurveda

La sal mineral natural, o sal de roca, enfría más que calienta. Equilibra más Pitta que cualquier otro tipo de sal. Su suavidad y composición de diversos minerales ayuda a disminuir los posibles riesgos del exceso de sal. Por estas razones, la sal de roca se ha apreciado siempre en la tradición ayurvédica, donde se la considera una sal superior.

captura-de-pantalla-2016-10-30-a-las-14-30-56

En el uso externo, como exfoliante, todos los tipos de sal ayudan a hidratar y a eliminar toxinas del cuerpo. La sal también se puede utilizar médicamente para reducir la hinchazón o inflamación y también para tratar heridas.

Para saber cómo te pueden afectar los sabores en tu dieta personal, el Dr. Kiran Valsan estará pasando consulta  el 11 y 12 de Noviembre (viernes y sábado)

Para más información/citas: elartedevivirmadrid@gmail.com

Tfo: 649 06 95 96

consultas-noviembre

Nutrición Ayurveda para Otoño/Invierno

Health FoodNuestra naturaleza (o dosha) responde a los cambios de estación. Ya sea tu dosha principal Vata, Pitta o Kapha, las propiedades de esa dosha se elevarán en función de la estación en que estemos.

La estación Vata va desde el Otoño hasta los meses más fríos del Invierno, desde donde cambiará paulatinamente a Kapha (variando según las condiciones climáticas del punto geográfico en que te encuentres). Generalmente, el Otoño tiene más características de aumento de Vata y el final del Invierno más energía Kapha.

Vata es la responsable de mover y agitar las tres constituciones. Al estar asociada a los elementos aire y espacio, Vata es la fuerza principal que controla todo en el cuerpo. En Sánscrito se dice: “igual que una nube no puede moverse sin la ayuda del viento, pitta y kapha no se pueden mover sin la ayuda de vata”.

Vata controla todos los movimientos en el cuerpo, incluyendo la circulación de energía, de la sangre, las hormonas, el movimiento de las articulaciones, el movimiento muscular, la coordinación neuro-muscular y el flujo de pensamientos y emociones.

En Otoño, a medida que bajan las temperaturas, es más fácil que Vata se desequilibre (incluso si nunca la has tenido desequilibrada). Los síntomas pueden ser:

  • sequedad en la piel, ojos o pelo
  • estreñimiento o acumulación de gases
  • poca fuerza, cansancio, baja vitalidad
  • sueño ligero o falta de sueño
  • ansiedad y estrés

La comida es el factor principal para equilibrar Vata, y es importante entender sus efectos. Los alimentos fríos, los congelados, las legumbres grandes y los sabores amargos, astringentes y picantes empeoran Vata. Los alimentos dulces, ácidos y salados, cocinados con aceite o ghee (mantequilla clarificada) ayudan a equilibrar Vata.

El Ayurveda recomienda:

canela-anis

  • comidas calientes, cremosas y suaves
  • añadir mantequilla y grasa
  • sabores salados, ácidos y dulces
  • comer en un ambiente tranquilo
  • leche caliente, mantequilla, purés vegetales calientes, cereales cocidos
  • desayunos nutritivos
  • las legumbres agravan Vata por lo general, puedes tomar soja verde
  • algo dulce con un té Vata a las cuatro de la tarde
  • jengibre y especias como la canela, el hinojo y el cardamomo
  • frutas dulces y maduras (las mejores mango y uvas verdes, también aguacate, plátanos, naranjas o piña)
  • vegetales cocinados con un poco de aceite (espárragos, remolacha, zanahorias, boniato, calabacín)
  • beber agua templada, nunca fría
  • todos lo que endulce es bueno, excepto el azúcar blanca

Otra herramienta efectiva para equilibrar Vata y ganar bienestar son los masajes y automasajes. La próxima semana hablaremos sobre cómo realizarlos de forma placentera.

Si quieres conocer más sobre alimentación ayurvédica de la mano de un auténtico especialista, el Dr. Kiran Sree Valsan dará un seminario el miércoles, 9 de Noviembre, en la Tutoría (c/Tutor 46). Si quieres más información nos puedes contactar en elartedevivirmadrid@gmail.com (tfo. 649 06 95 96)

perlas

Y pasará consulta individualizada 10-11-12 de Noviembre (jueves, viernes y sábado)

consultas-noviembre

Al mal tiempo… plato de cuchara

Aprovechando el puente me fui con unos amigos al campo. El martes amaneció nublado y fresco así que “Al mal tiempo… plato de cuchara” y que mejor que un guiso de alubias, en mi caso pintas.

A diferencia de otras legumbres como los garbanzos, las alubias no poseen tantos hidratos de carbono de absorción lenta.

Contrariamente a lo que se cree, las legumbres y en especial las alubias, son ideales para personas con colesterol alto, según estudios ayudan a rebajarlo hasta un 20%.

Esto se debe a que tienen menos de 1% de grasas y un alto contenido en fibras. Además es de las legumbres con menor contenido calórico (304Kc/100gr).

Claro está que si las preparas con chorizo, tocino o morcilla el plato resultante no compartirá estas propiedades.

Alubias veganas

Ingredientes para 5 porciones

img_0332img_0326

Preparación

  1. Las alubias necesitas 12 hs de remojo, déjalas en un bol cubiertas con abundante agua desde la noche anterior.
  2. Antes de comenzar el guiso, vuelca el bol de las alubias en un colador grande y enjuágalas bajo el chorro de agua fría.
  3. Pon las alubias en una olla grande y cúbrelas con agua.
  4. Lava, pela y corta a la mitad 1 cebolla, 3 zanahorias, 1 pimiento.
  5. Practica un corte en forma de cruz en la base del tomate.
  6. Introduce las verduras en la olla junto con las alubias
  7. Añade las dos hojas de laurel, la pastilla de caldo de verduras, sal a gusto, dos cucharaditas de aceite de oliva y cierra la olla.
  8. Coloca la olla en el fuego y deja que las alubias se cocinen a fuego lento el tiempo que necesiten. En olla exprés será entre 20 y 30 minutos, en olla normal, como fue mi caso ya que me gustan los guisos de cocción lenta como los hacía mi abuela, 120 minutos aproximadamente

img_0325

IMPORTANTE: Ten agua caliente a mano en caso de ser necesario añadir al guiso, ya que es muy importante no cortar la cocción de las alubias una vez comenzada o no quedarán tiernas.

  1. Cuando las alubias estén tiernas retira y reserva las verduras, retira también las hojas de laurel y la piel del tomate para desechar.
  2. Tritura las verduras hasta obtener un puré homogéneo.
  3. Vuelca el puré en la olla con las alubias.
  4. Vierte las dos cucharadas restantes de aceite en una sartén, una vez caliente agrega el comino y luego en ese aceite sofríe los dientes de ajo, media cebolla, la zanahoria y el pimiento restante, todo cortado pequeño.
  5. Cuando el sofrito esté tierno agregar la cucharadita de pimentón

IMPORTANTE: EL pimentón debe añadirse al último momento en el sofrito, ya que si se quema tiene un sabor amargo.

  1. Agrega el sofrito al guiso, da un hervor para que los sabores se integren y sirve.

IMG_0339.jpg

3 consejos ayurveda para el otoño

otoño-ojo-seco.jpg
En otoño es cuando aire y éter más se presentan en nuestro entorno (el viento, la sequedad, las hojas que caen). Aunque no seamos conscientes nuestro entorno nos afecta y en consecuencia estos elementos crecen en nuestras mentes y cuerpos, elevando el vata en nosotros.

En la mente vata se expresa como: nerviosismo, ansiedad, incapacidad para concentrarse o terminar una tarea, insomnio y habla excesiva.

En el cuerpo: estreñimiento, gases, dolores articulares, rigidez, sequedad de las membranas (ojos, nariz, también la piel), falta de apetito, movimientos superfluos constantes e innecesarios.

Estos síntomas suelen disminuir una vez avanzado el otoño, pero si ya tenías desequilibrio en vata estos síntomas pueden, por el contrario, agravarse.

Ahora, no todo lo que trae Vata es negativo: permite la creatividad, la espontaneidad y nos aligera. En la vida necesitamos el aire y el espacio ¿Pero lograr equilibrarlo?

Afortunadamente, el Ayurveda ofrece un montón de herramientas para equilibrar vata

1. dieta

11803723-sopa-de-verduras-frescas-con-zanahoria-patata-y-guisante-verde.jpg

Para calmar el vata, lo mejor son los alimentos cocinados y comerlos aun calientes. Este no es el momento del año para crudos ni ensaladas. Mira que verduras están en temporada donde vives y cocina los alimentos con aceites de alta calidad (de sésamo, girasol, semilla de uva, oliva y lo más recomendable, ghi).

 

Por ejemplo: Cazuelas de alimentos integrales, sopas y verduras al horno. Trate de evitar procesados, cocinar al microondas, alimentos pre-cocinados, etc. Como regla general: fresco es mejor que congelado, congelado es mejor que la enlatado.

También es recomendable beber agua caliente durante todo el día y disfrutar de tés especiados (no con cafeína), la cafeína va a agravar vata.
 

2. Movimiento
office-gym-ejercicio-silla-E.jpg

Vata se pacifica por el calor, por lo que crear un poco de calor interno a través del movimiento lo equilibra.
Sin embargo movimientos frenéticos, con saltos, donde la música sea fuerte o al aire libre con viento no serán de utilidad. Lo mejor son movimientos fluídos como en la práctica de yoga.
Respirar con ujjayi también es altamente recomendable.

3. Estilo de Vida
multitasking-woman.jpg
Hablar por teléfono, conducir (esperemos que no sea al mismo tiempo), pasar mucho tiempo frente a la pantalla del ordenador… todo esto agrava vata.

Y no podemos dejar de trabajar en otoño, sin embargo, se puede equilibrar esas cosas que agravan vata con las cosas que la pacifican. Por ejemplo, si trabajas en un ordenador la mayor parte del día puedes detenerte cada hora y tomar 10 respiraciones profundas con ujjayi y  cada dos horas detenerte 5 minutos y hacer un poco de yoga en la silla, levantarte y caminar e incluso salir a tomar al aire si el trabajo te lo permite.

Vata necesita una rutina para encontrar tierra firme, al mismo tiempo cuando vata prevalece más nos cuesta concentrarnos y seguir con la rutina. Por lo que en esta época planificar el día es increíblemente útil para nuestra salud y para lograr no perder eficiencia. Y si se puede desarrollar una rutina que incluya tiempo para cortar el día y relajarse cuanto mejor (salir a caminar, tomar un té, comer una comida hecha en casa, leer, etc.).

 

Beneficios del boniato. Incluye receta de hamburguesas de mijo y boniato

img_0503

RECETA DE HAMBURGUESAS DE MIJO Y BONIATO

Ingredientes:

big

  • 250gr de mijo
  • 2 boniatos
  • 1 diente de ajo
  • perejil
  • almendras picadas
  • Harina (puede ser de quinoa para un pato más sano)
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta a gusto

Preparación:

  • Poner los boniatos previamente pelados y cortados en pequeños cubos en una fuente para horno con aceite y sal, mezclar bien, y hornear durante 30 minutos a temperatura alta.
  • Cocer el mijo en proporción un vaso de mijo, 3 vasos de agua con sal a gusto.
  • Picar el ajo y dorarlo con un poco de aceite.
  • Picar el perejil y mezclarlo con el ajo y su aceite
  • Sacar el boniato del horno, hacerlo puré, añadirle el mijo y el perejil con el ajo.
  • Mezclar todo bien e ir incorporando las almendras picadas muy finas, se puede utilizar polvo de almendras.
  • Una vez obtenida una mezcla espesa dar forma a las hamburguesas con las manos y pasarlas por harina de quinoa (o de trigo).
    En una sartén que no pegue, verter un chorrito de aceite y cuando esté caliente hacer las hamburguesas a la plancha.
    También se pueden hacer al horno.

Notas:
En nevera duran de 2 a 3 días y se pueden congelar.
Si se guardan en la nevera unas horas antes de la cocción quedan mejor porque quedan más amalgamadas.