¿Cómo relajas la mente?

La naturaleza de la mente es oscilar, al igual que la naturaleza del agua es fluir. Ahora bien, ¿cómo reducimos la natural fluctuación de la mente? Lo lograremos por medio de prácticas espirituales (Abhyaasa) y desapasionamiento (Vairagya).
¿Qué es desapasionamiento?
A veces, cuando estás molesto, piensas: “No quiero nada. Ya basta.” Este es el tipo de desapasionamiento que experimentas cuando estás molesto. Se llama Smashana (cementerio) Vairagya.
El segundo tipo de desapasionamiento aparece cuando dices conscientemente: “No quiero nada, ya he tenido bastante (contentamiento). Todo en el mundo cambia. Nada es permanente. No me importa si tengo o no tengo tal cosa.” Este es el segundo tipo de desapasionamiento y se llama Gyana (conocimiento) Vairagya.
Necesitamos tener Gyana Vairagya y no Smashana Vairagya. La mente siempre avanza hacia el placer. Si tenemos conocimiento y desapasionamento, entonces todos los placeres vendrán a nosotros. Se dice que los placeres que proceden de Abhyaasa (o práctica espiritual) son los más elevados. Todos deberíamos experimentar uno de estos dos tipos de desapasionamiento. Así que es mejor decir: “ya he tenido suficiente” desde un contentamiento consciente. Esta es la forma más elevada de desapasionamiento.
_sahaj
Cómo llegamos al desapasionamiento.
El desapasionamiento no sucede así, sin más. Es algo que tienes que invocar en ti. Cuando expandes la conciencia, cuando comprendes que todo va a desaparecer y que la muerte es inminente, que todos tenemos que morir y que todo está cambiando constantemente, es cuando llega el conocimiento, y entonces el desapasionamiento es espontáneo.
El desapasionamiento es la única vía para que la mente deje de parlotear. Simplemente date cuenta de que todo es un sueño. Todo acabará pronto. El parloteo de la mente siempre está en relación a un asunto o un deseo. Las preocupaciones y los deseos son los responsables del parloteo continuo de la mente. Abandona las preocupaciones y los deseos. Es a esto a lo que llamamos  Vairagya.
Siente satisfacción en la mente. Pregúntate de vez en cuando: ¿lo que hago es beneficioso para otros? Si algo es beneficioso para todos a largo plazo, es conveniente hacerlo,  aunque conlleve sufrimiento a corto plazo.
Antes de hacer cualquier tarea debes preguntarte: ¿me estoy sólo centrando en las cosas pequeñas o lo estoy considerando desde una perspectiva más amplia? Esto es esencial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s