¿Por qué posponer la felicidad para mañana?

Cada ser vivo quiere ser feliz. Ya sea dinero, poder o sexo, lo busc en nombre de la felicidad. ¡Algunas personas incluso disfrutan de la miseria, ya que les da la felicidad!

Buscamos algo para ser felices. Pero a pesar de conseguirlo, no somos felices. Un niño que va a la escuela piensa que si va a la universidad, será más independiente, libre y, por lo tanto, feliz. Si le preguntas a un joven que va a la universidad si está feliz, siente que si consigue un trabajo, será feliz.

Hablas con alguien que tiene un trabajo o negocio seguro, y está esperando encontrar su alma gemela para ser feliz. Quien tiene la pareja perfecta piensa: ahora quiere un niño para ser feliz. Pregunta a los que tienen hijos si son felices. Y dicen, ¿cómo podemos relajarnos? Hasta que los niños hayan crecido y hayan tenido una buena educación y sean independientes no podré disfrutar. Pregunta a los que se jubilan y han finalizado con todas sus responsabilidades si son felices. Anhelan los días en que eran más jóvenes.

Pasamos la vida preparándonos para ser felices algún día en el futuro. Es como hacer la cama toda la noche, pero no tener tiempo para dormir ¿Cuántos minutos, horas y días de tu vida has pasado siendo verdaderamente feliz? Esos son los únicos momentos en los que verdaderamente has vivido. Esos momentos eran, tal vez, los días en que eras un niño pequeño, completamente dichoso y feliz o unos momentos en que estuviste haciendo surf, nadando o navegando o en la cima de una montaña, viviendo en el presente y disfrutándolo.

Hay dos maneras de ver la vida. Una es estar pensando, “seré feliz después de alcanzar cierto objetivo”. La segunda es decir, “¡soy feliz, venga lo que venga!” ¿Cómo quieres vivir? La vida es un 80 por ciento de alegría y un 20 por ciento tristeza ¡Pero nos aferramos al 20 por ciento y lo hacemos un 200 por ciento! No es un acto consciente, simplemente sucede. Vivir en el momento presente con alegría, conciencia y compasión es la iluminación. Ser como un niño es la iluminación. Estar libre desde dentro, sentirse en casa con todo el mundo, sin barreras, es la iluminación.

No juzgues y no te preocupes por lo que otros piensan de ti. Lo que piensan, no es permanente. Tu propia opinión sobre las cosas y la gente está cambiando todo el tiempo. Entonces, ¿por qué preocuparnos por lo que otros piensan? Preocuparse le pasa factura al cuerpo, a la mente, al intelecto y al estado de alerta. Es como una obstrucción, trae miedo, y el miedo no es más que una falta de amor. Es un intenso sentimiento de aislamiento.

Esto se puede gestionar al relajarse y haciendo algunos ejercicios de respiración. Entonces te darás cuenta de que eres amado, que eres parte de todo el mundo y que eres parte del universo entero. “Esto te liberará y la mente cambia por completo. Entonces encuentras tanta armonía a tu alrededor.

Para encontrar la armonía, no tienes que sentarte en una silla y buscarla en algún lugar durante años. Cuando estás enamorado, tu mente está en el presente, te sientes feliz. En algún nivel, hasta cierto punto, todo el mundo está meditando sin ser consciente de ello. Hay momentos en que tu cuerpo, mente y respiración están todos en armonía. Eso es cuando logras yoga (unión). El Arte de Vivir está en el momento presente.

Sri Sri Ravi Sankar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s