¿Podemos aprender a ser felices? ¿Por qué es importante meditar aún cuando somos felices?

Artículo basado en los resultados de una investigación de la Universidad de Wisconsin-Madison, Estados Unidos.

Captura de pantalla 2016-11-08 a las 16.57.26.png

Somos criaturas emocionales.
Las emociones son las lentes a través de las cuales experimentamos la vida: cómo amamos, aprendemos, trabajamos e ideamos soluciones a los problemas que enfrentamos.

Según la Organización Mundial de la Salud, 350 millones de personas en todo el mundo sufren de depresión. Nuestra cultura fetichiza la productividad y la ocupación, lo que pone un peaje en nuestro bienestar colectivo. Vamos a los extremos para experimentar lo positivo y evitar lo negativo.

Pero la neurociencia moderna sugiere que esto no tiene porque ser así, podemos entrenarnos para ser más felices y estás más saludables.

La pregunta ¿Podemos aprender a ser felices? ha sido el empuje de una investigación en la Universidad de Wisconsin-Madison, donde por más de 30 años un grupo de científicos ha trabajado en la comprensión neurocientífica de cómo nuestras emociones influyen en nuestra felicidad, salud y en cómo Interactuamos con otros.

Así como hacemos ejercicio físico para mantenernos saludables, también podemos practicar ejercicios mentales -como la meditación- para promover el bienestar físico y emocional.
IMG_5255.jpg

Al meditar cultivamos cualidades positivas de la mente como la bondad, la compasión, la empatía y el perdón. La evidencia lleva tiempo señalando que la meditación es útil en situaciones estresantes y experiencias negativas, pero sabías que es igualmente importante cuidar de nuestra mente cuando estamos felices y sin estrés. Meditar, cuando estamos felices es esencial en el desarrollo de los recursos necesarios para permanecer saludables y resistir futuros desafíos.

Los circuitos cerebrales involucrados en la meditación consciente están asociados con la meta-conciencia, nuestra conciencia de ser conscientes. Todos hemos tenido la experiencia de leer un libro, y después de varios minutos darnos cuenta que no tenemos idea de lo que acabamos de leer. No es que no hayamos entendido cada palabra. Éramos consciente de leer palabras, pero nuestra meta-conciencia no estaba presente. En el momento en que te das cuenta de que estás perdido, ahí despierta la meta-conciencia, y es ese tipo de monitoreo el que se fortalece con la meditación.

la meta-conciencia nos permite accionar en lugar de reaccionar ante las oportunidades y desafíos que enfrentamos en la vida. Esto es cierto no sólo para las emociones negativas, sino también para las emociones positivas, ya que podemos apegarnos a sensaciones o recuerdos placenteros, y ese tipo de placer no perdura. El monitoreo de los sentimientos a medida que surgen es útil ya que nos permite que cambien en lugar de quedarnos atascados a ellos.

En uno de los primeros estudios de este tipo realizados en la universidad, se concluyó que tan sólo 30 minutos de meditación por día durante un período de dos semanas son suficientes para alterar los circuitos en el cerebro.

¿Quieres aprender a meditar? Infórmate del curso Sahaj Samadhi

posted Nov 28, 2016 en Yes! Magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s