El mejor secreto para conseguir lo que quieres

meditate.jpg

La conexión con un objeto de un sentido en particular repetidamente crea una sensación de ansiar dicho objeto. Si estás acostumbrado a beber café todas las mañanas, incluso si no has nacido con pasión por el café, has empezado un hábito dentro de ti que ha creado ese ansia por el café. ¿Cómo empezó todo? El hábito de beber café no se produjo en un solo día. La adicción comienza con la repetición de una experiencia de un objeto en particular. Se convierte en un hábito – y la naturaleza de los hábitos es que no te dan placer. Te dan dolor. Por tanto, beber café no te transporta al cielo pero, si no lo tomas, te puede llevar al infierno!

La experiencia repetida o la conexión con un objeto de un sentido en particular te hace quererlo más. Piensas en ello, y te crea una sensación de querer más. Dondequiera que pongas tu atención, la ansiedad por eso comienza. Con la conexión llega el deseo. Y con el deseo el enfado. Cada vez que una persona está enfadada, detrás de ese enfado hay un deseo. Satisfecho o insatisfecho, el deseo lleva al enfado.

Así que te enfadas con alguien. El siguiente paso es que te apegas. Ahora bien, independientemente de con quien te enfades, antes o después te arrepientes. El arrepentimiento trae más apego. Al sentirte arrepentido, no te alejas de esa persona o situación, te acercas más a ella. Todo esto sucede de forma sutil. Has observado alguna vez que piensas más en esa persona con la que estás enfadado u odias que en ti mismo? Mientras pienses en esa persona, te sientes agitado o angustiado.

Es como si fueras atraído por esa clase de personas que no te gustan. Esto es enredarse. Por tanto, una obsesión trae enfado que a su vez trae enredo. El enredo te nubla el intelecto; pierdes tu habilidad para entender y manejar la situación. Esto es una cadena de reacciones y sucede de una forma tan sutil que ni siquiera te das cuenta.

El enredo, ya sea por ansiedad o aversión, te nubla el intelecto.

Las técnicas de respiración te ayudan a centrarte en lo que realmente quieres. Una vez que pierdes el recuerdo de “Quién soy yo”, el recuerdo de “Qué quiero en mi vida”y de “ver la vida en el contexto del universo” pierdes también la claridad mental. Entonces no hay felicidad ni paz. El papel de la meditación y de las técnicas de respiración es retirar la mente de los estímulos externos y volverla hacia adentro. Esto es esencial para tener éxito en la vida.

Donde sea que pones tu atención, eso se manifestará en tu vida.

En el Seminario “Técnicas de respiración y concentración” puedes aprender herramientas para vehicular tu atención hacia lo que quieras y sacar un mayor rendimiento a tu tiempo.

Domingo, 4 de Diciembre /12:00 hs
Dónde:
Espacio Ronda (c/Ronda de Segovia 50)- Precio: 5€

Lunes 5 de Diciembre/ 19:30 hs
Dónde:
La Tutoría (c/Tutor 46) – Precio: gratuito

Información/inscripciones: elartedevivirmadrid@gmail.com

Tfos: 649 06 95 96

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s