La meditación afecta positivamente nuestro ADN (estudio publicado por la revista “Cancer” en Canada) – Incluye meditación guiada

Por primera vez, se ha encontrado evidencia biológica de como la meditación puede afectarnos de forma positiva a nivel celular.

A menudo nos dicen que ser feliz y meditar puede beneficiar nuestra salud. Todos tenemos que un amigo de un amigo que dice haberse curado de su enfermedad terminal al dejar su trabajo y reducir el nivél de estrés, o al comenzar a meditar y hacer yoga, pero hasta ahora ha habido muy poca evidencia científica para respaldar estas afirmaciones.

EN noviembre del año pasado investigadores de Canadá han descubierto la primera evidencia que sugiere que los grupos de apoyo que fomenten la meditación y el yoga pueden alterar la actividad celular, este estudio se realizó con un grupo de pacientes oncológicos.

Este estudio, que fue publicado en la revista Cancer a comienzos de noviembre de 2014 y es uno de los primeros en sugerir que realmente existe una conexión mente-cuerpo.

El equipo encontró que los telómeros ( las tapas de proteínas que se encuentran al final de nuestros cromosomas) mantuvieron la misma longitud en aquellas personas que meditaban, el estudio se realizó a lo largo de 3 meses.

Por otro lado, los telómeros de los pacientes oncológicos que formaron parte del grupo de estudio que no realizaba meditación se encontraban más cortos en el plazo de tres meses.

telomero-ilustracion

Los telómeros son regiones de ADN no codificante, cuya función principal es la estabilidad estructural de los cromosomas, la división celular y determinar el tiempo de vida celular.

Los científicos todavía no saben a ciencia cierta si los telómeros están involucrados en la regulación del cancer, pero no hay evidencias preliminares que sugiere que los telómeros acortados se asocian con el envejecimiento celular. Y telómeros más largos generalmente se cree que ayuda a protegernos de la enfermedad.

“Ya sabemos que las intervenciones psicosociales, como la meditación consciente ayudan a sentirse mejor mentalmente, pero ahora, por primera vez tenemos pruebas de que también pueden influir en aspectos claves de la fisiología”, dijo Linda E. Carlson, investigadora psicosocial y portavoz del Centro de Cáncer Tom Baker, en un comunicado de prensa. Ella realizó el estudio junto con científicos de la Universidad de Calgary.

“Fue sorprendente poder evidenciar la diferencia en la longitud de los telómeros, entre quienes meditaban y quienes no, en el período de tres meses”, dijo Carlson. “Se necesitan más investigaciones para cuantificar mejor estos beneficios para la salud, pero es un descubrimiento emocionante que proporciona noticias alentadoras”.

Como parte de la investigación, se controlaron 88 enfermas de cáncer de mama que habían completado su tratamiento hace más de tres meses. La edad promedio de los participantes fue de 55 años, y para ser elegibles para participar en el estudio todos tenían que haber experimentado importantes niveles de angustia emocional.

Ellos se separaron en tres grupos
– A uno se le pidió asistir a ocho sesiones grupales de 90 minutos semanales donde practicaban meditación y yoga suave. Las participantes de este grupo también debían practicar la meditación y el yoga en casa durante 45 minutos diarios.
– El segundo grupo se reunió durante 90 minutos cada semana durante los tres meses, y se les animó a hablar abiertamente sobre sus preocupaciones y sentimientos.
– El tercer grupo de control simplemente asistió a un seminario de seis horas de gestión del estrés.

Antes y después del estudio, se analizó la sangre de todos los participantes y se midió la longitud de los telómeros.

Ambos grupos que asistieron a los grupos de apoyo semanales habían mantenido la longitud de los telómeros en el período de tres meses, mientras que los telómeros del tercer grupo se habían acortado. Los dos grupos que habían asistieron a las reuniones regulares también reportaron niveles de estrés más bajos y mejor estado de ánimo.

Aunque esta es una investigación muy emocionante, todavía no se sabe si estos beneficios serán a largo plazo o lo que está causando este efecto biológico. La investigación adicional que se necesita ahora para averiguar si estos resultados son reproducibles a través de un mayor número de participantes, y lo que significan para nuestra salud a largo plazo está en proceso.

Pero es un gran primer paso para entender más acerca de cómo nuestro estado mental afecta a nuestra salud.

Por supuesto, para muchos creyentes en la meditación, este descubrimiento probablemente no es tan emocionante. Investigaciónes allá por los años 80 habían sugerido que los pacientes con cáncer que se unen a los grupos de apoyo son más propensos a sobrevivir. Pero cuanta más documentación y estudios haya sobre el tema más podrá extenderse la meditación para el apoyo en procesos de enfermedad.

Según Sri Sri Ravi Shankar unos 20 minutos diarios son los necesarios para poder experimentar cambios significativos, tanto a nivel mental como físico.

Abajo una meditación guiada para empezar a practicar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s